Lo complicado de circular por el carril bici en Huesca

Los tramos de carril bici que hay en la ciudad de Huesca están mal diseñados y, en muchos casos, en un estado deplorable, denuncian los usuarios. No existe una red completa y los tramos que hay tienen malos accesos, terminan en medio de la acera o ante un bordillo elevado. A eso se suman los socavones, grietas y baches que hay en muchas partes. Tampoco ayuda el poco respeto que tiene el peatón hacia este espacio destinado a las bicicletas.  Circular en bici por Huesca no es tarea fácil, especialmente, si se quiere hacer uso del carril verde. Para acceder a él los ciclistas se enfrentan a bordillos imposibles o a tramos de acera llenos de peatones.   Por no hablar, aseguran desde Huesca en Bici, de los tramos en los que no hay acera y, peatones y ciclistas, comparten espacio, como es el caso de avenida de los Danzantes.   Otro ejemplo claro de lo complicado de unir dos tramos de carril lo encontramos en el parque Universidad. A la altura de la piscina cubierta desaparece y vuelve al otro lado de la calle pero tras varios metros de acera. ¿Qué se hace en este caso? Según la normativa desmontarse de la bici y cruzar caminando.    Esta es precisamente la zona en la que el carril bici presenta peor estado. Baches, agujeros y piedras dificulta la circulación. Una avería en la red de agua es la causa de esta imagen, explican desde el Ayuntamiento, aunque sus usuarios aseguran que lleva así demasiados meses.  Huesca es una ciudad donde existe una gran afición por el ciclismo y donde debería potenciarse el uso de la bici, asegura el presidente del colectivo Huesca en Bici, Samuel Escámez.    El Plan de Movilidad promete el completar una red de carril bici de forma correcta aunque, de momento, nos deja imágenes curiosas: en el polígono 41 hay una farola en medio del carril.    

Comentarios