ASAJA Aragón vuelve a plantear a la DGA un proyecto para trasladar la actividad del sector agrario a los escolares

 El portavoz de ASAJA Aragón, José Fernando Luna ha señalado que “sentimos una envidia sana, porque nuestros compañeros de UAGN-ASAJA en Navarra, nos toman la delantera en un proyecto que nosotros venimos reivindicando ante los políticos aragoneses, el de acercar a los escolares y a la sociedad en general la actividad agrícola y ganadera, y nuestros vecinos navarros sí parecen tener la sensibilidad y el empuje de su gobierno regional para sacar adelante este proyecto ilusionante”. ASAJA Aragón ha asistido a la inauguración oficial del proyecto conocido como “Casa Gurbindo”, Centro de la Interpretación y la Ganadería de Navarra instalado en el parque Aranzadi de Pamplona. Casa Gurbindo se enmarca en el proyecto In Agro Salute y uno de sus objetivos es mejorar la percepción de la sociedad (especialmente de los escolares) respecto a la actividad agropecuaria, de los profesionales del sector y de la producción de calidad.  Este centro de interpretación igualmente busca dinamizar el sector agropecuario ofreciendo recursos a los profesionales e impulsando la diversificación de las actividades rurales mediante la promoción de los productos de calidad del territorio y el agroturismo. Los socios del proyecto son Fundagro (UAGN-ASAJA Navarra), Itsasmendikoi (País Vasco), y la Cámara de Agricultura de los Pirineos Atlánticos (Aquitania-Francia), ya que este proyecto ha sido financiado por los fondos FEDER (65%), el Gobierno de Navarra (15%), el Ayuntamiento de Pamplona (15%) y la entidad ejecutora, la Fundación Fundagro (5%).    Luna apuntaba que “desde ASAJA recogemos el testigo y la información de este proyecto y vamos a seguir insistiendo ante la DGA, aunque por el momento no hemos tenido éxito en que se nos atienda, porque entendemos que un proyecto así puede ser un motor de desarrollo económico además de implicar a los escolares de toda la comunidad autónoma”. Y es que en la visita a Casa Gurbindo, los escolares disfrutan de las actividades relacionadas con la huerta y la granja: plantan y riegan diversos productos de la huerta, dan de comer a varios animales, etc. todo ello desde un punto de vista pedagógico “de modo que aprenden a valorar nuestra actividad y también lo idóneo de una alimentación saludable con productos de cercanía; así educamos a los futuros consumidores de forma responsable”, concluye Luna.

Comentarios