Los padres apuestan por un cambio en la forma de impartir clases antes de aplicar nuevas reformas

La próxima aprobación de la reforma educativa del ministro Wert no ha gustado mucho a FAPAR. La vuelta a las reválidas, el adelanto en la elección entre Formación Profesional o Bachillerato son algunas de las novedades de una ley que “busca mejorar la competitividad de los alumnos españoles”. Para ayudar a esto, se plantea el aumento de horas en asignaturas troncales como Lengua, Matemáticas e Inglés, en detrimento de otras optativas, una decisión que no comparten los padres.  Andrés Cadenas, representante de FAPAR en la provincia de Huesca, reconoce que hay alumnos con problemas en comprensión lectora o en idiomas, pero asegura que antes de suprimir horas en algunas materias tendría que plantearse un cambio en el modelo a la hora de impartir clases. Mantener el número de horas de cada asignatura pero hacerlas más provechosas.   Tampoco ha gustado mucho a las asociaciones de padres que se “quite autonomía a las autonomías”, pues el Estado pasa a regular el 75% de los contenidos educativos, o que se suprima educación para la ciudadanía en Primaria. Un ciclo educativo que, a su juicio, “debería empezar a cuidarse y mimarse”, sin volver locos a los alumnos cada 4 años.  Por todo esto, y por las últimas reformas educativas que han “dejado de lado” a los padres en el sistema educativo, FAPAR no va a estar “muy al lado del gobierno”.

Audio sin título
Comentarios