El caballo vuelve a imponerse al hombre en el desafío de Lanaja

Un año más, el caballo volvía a imponerse al hombre en el desafío que cada año se celebra en Lanaja enmarcado en sus fiestas patronales. Daniel Martínez entraba el primero a lomos de "Moncayo" (con un tiempo de 27 minutos y 1 segundo), llevándose el premio de 1.000 euros, y a un segundo, "Picu" con el jinete José Ángel Giménez . En esta XV edición, la primera tras la retirada de Gorrión, la pareja relevista de ciclista (Guillermo Ezquerra) y corredor (Cipri) hizo un tiempo de 27'29.  Finalmente solo competían dos de los tres caballos previstos, ambos de Novallas, y a los que se realizó la prueba veterinaria de pulsaciones 20 minutos después de terminar la carrera. Los dos equinos no sobrepasaban las pulsaciones marcadas, por lo que no fueron descalificados.  El objetivo fundamental de este año era dotar de mayor espectacularidad a esta prueba pero sobre todo aproximar el rendimiento del caballo al humano.   Los cambios de esta edición afectaban a la ubicación de la prueba, que se ha desarrollado entre camino y asfalto, pasando incluso por parte del casco urbano de Lanaja. El circuito de 2,5 kilómetros, tenía que ser recorrido con cuatro vueltas por parte del jinete y su caballo, y en el caso del equipo humano, con dos vueltas corredor y dos el ciclista.   Un aspecto importante del reglamento de la carrera ha sido el que afecta al bienestar animal. Por ello, desde la organización se establecía un control veterinario al final de la carrera en el que se tenía en cuenta tres aspectos: que las pulsaciones del caballo bajaran a 60 por minuto en los 20 minutos siguientes a la finalización, que no cojearan y que la respiración fuera regular.  Además, gracias a la convocatoria del concurso de fotografía, eran muchos los aficionados que tomaban imágenes de esta carrera tan particular.

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios