Huste hace una valoración muy negativa del inicio de curso

El curso escolar 2012-13 ha comenzado con una situación muy diferente a la de los últimos años. Tras el ERE encubierto que se ha aplicado en todo el territorio aragonés, recordemos que hay 501 docentes menos entre primaria y secundaria a parte de las reconversiones de jornada continua a parcial y a pesar de contar con 560 alumnos más, la situación en los centros es desesperanzadora. Los datos de la provincia de Huesca hablan por sí solos. En el cuerpo de maestros ha habido una reducción de 6 docentes en la capital, un 28% menos y de 51 docentes en la provincia lo que supone un 19% menos. En secundaria ha habido una reducción de 13 docentes en la capital, un 8% menos y de 80 docentes en toda la provincia lo que supone un 27% menos. Suponer que la calidad educativa no se ha resentido es una quimera. El despido encubierto de interinos y su no contratación a día 1 de Septiembre supone que no están presentes en el reparto de horas vulnerándose sus derechos, que no pueden preparar la asignatura que les toca dar y en el caso de secundaria que no evalúan a aquellos alumnos con materias pendientes que se presentan a las pruebas de septiembre y que son evaluados por profesores que no los conocen de nada y son los que finalmente tienen que decidir aspectos tan importantes como la promoción o titulación de estos. Como novedad de este año la generalización de profesores que tienen que dar clase además de su especialidad, de otra que nada tiene que ver con su titulación, apareciendo vacantes tan dispares como historia con horas de inglés, o educación física con horas de música. Un ejemplo claro de las consecuencias de los recortes aplicados lo tenemos en el IES Bajo Cinca de Fraga en el que se han perdido cinco docentes afectando a los profesores disponibles para cubrir las guardias, al tamaño de los grupos que se ha incrementado, a la reducción del número de desdobles que afecta a los alumnos con más dificultades, la disminución del número de apoyos y en general a la mayoría de medidas compensatorias que se habían ido aplicando los últimos años y que son las que dotan de calidad al sistema educativo. Desde el sindicato HUSTE apoyamos la actitud de la comunidad educativa reflejada en las distintas actuaciones que se están llevando a cabo desde los centros y desde las asociaciones de padres. Así mismo instamos a la ciudadanía a sumarse a las movilizaciones que desde el bloque crítico estamos convocando, en contra de la reforma laboral, los recortes y el pacto social.

Comentarios