ASAJA pide unidad de acción para la defensa del sector ganadero, muy amenazado

El secretario general de ASAJA Aragón, Ángel Samper, ha señalado que la situación general de las cabañas ganaderas en nuestra comunidad autónoma es de extrema gravedad, y la administración central está mirando hacia otro lado, no aprobando un decreto de sequía absolutamente necesario y con una situación de asfixia derivada de los altos costes de producción, el encarecimiento de los piensos por culpa de la sequía y los bajos precios que perciben los ganaderos por sus carnes. Piden a todas las partes implicadas unidad de acción de verdad, porque el sector demanda soluciones, y para ello deben unir fuerzas. Samper recuerda que hay sectores que siguen produciendo a pérdidas (leche, conejos…) y otras cabañas van aguantando como pueden (vacuno, ovino o porcino), gracias por ejemplo a la apertura de algunos nuevos mercados, situación no obstante que no da seguridad al ganadero, que ve cómo la sequía de estos últimos meses ha llevado a unos descensos en la producción de cereales y forrajes que han disparado los precios del alimento para el ganado. Esto, sumado a la sequía en los pastos de montaña, ha obligado a la alimentación suplementaria que ha disparado costos. Para ASAJA es incomprensible que el ministerio siga eludiendo un decreto de sequía con lo que está pasando en Aragón. Creen que habrá que hacer algo para que se escuche su voz. Añaden que ese decreto no es la solución, pero ayudará un poco a un sector ahogado”. Desde ASAJA se observa con gran desasosiego el vacío que deja para las ganaderías extensivas la nueva reforma de la PAC que entraría en vigor en pocos meses. Por ello se están intensificando las reuniones de trabajo estas semanas tanto con ganaderos como con la administración. Samper señala que con la DGA, en esas reuniones se aborda también la Ley de Montes, a la que ASAJA ha presentado alegaciones para que se facilite el uso del territorio y se simplifique la burocracia. Se pretende que el ganadero siga siendo el principal colaborador para el mantenimiento del entorno natural y el medio ambiente. Ángel Samper concluye que Aragón no puede permitir que en 5 años se haya perdido el 35% de la cabaña de ovino, el 30% de las plazas de vacuno o que en 10 años las explotaciones de leche hayan quedado reducidas a la cuarta parte.

Comentarios