Salud Pública reduce las "trabas injustificadas" en hostelería y restauración

Facilitar administrativamente la apertura de nuevos negocios o la ampliación de los existentes y flexibilizar los requisitos estructurales y técnicos de las instalaciones. Este es el propósito del nuevo Decreto del Gobierno de Aragón que regula las condiciones sanitarias de los establecimientos y actividades de comidas preparadas que ha presentado el director general de Salud Pública del departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Francisco Sancho, a las asociaciones profesionales de hostelería, restauración y juego de la Comunidad. El objetivo que persigue la dirección de Salud Pública es, manteniendo el alto nivel de control y protección de la seguridad alimentaria, potenciar de una manera eficaz el sector del ocio y la restauración mediante la derogación del Decreto de 2006 y la publicación de otro en su sustitución menos restrictivo. “En el anterior decreto las restricciones técnicas no constituían una garantía de la seguridad alimentaria y representaban unos problemas estructurales añadidos que encarecían los diseños de los locales de restauración”, declara Sancho.  El director general de Salud Pública ha expuesto los puntos clave de la nueva normativa entre los que destacada que el Decreto deroga la obligación de la autorización sanitaria previa, que se sustituye por un sencillo procedimiento de inscripción. Asimismo, elimina los siguientes requisitos técnicos: la obligación fija de extracción de humos sin considerar los distintos usos de los puntos de calor y otras posibles soluciones técnicas; los requisitos fijos de dimensiones de la cocina e iluminación; el requisito de que la temperatura ambiente en cocina y zonas de manipulación sea inferior a una temperatura determinada, considerándose el tipo de actividad en dichas zonas; la exigencia fija de que los inodoros no den a la zona de consumo, pues tal y como ha declarado Sancho, “esto permite mantener bares en los que la zona de anteservicio tiene urinario y dan a la zona de consumo, siempre que se respeten unas condiciones mínimas de salubridad”. A su vez, modifica las condiciones de localización o existencia de vestuarios ajustando su necesidad en función de las características del local. En cuanto a los puntos que se flexibilizan, destaca la localización y requisitos de los lavamanos así como la implantación de los Sistemas de Autocontrol para que éstos se puedan aplicar más fácilmente en los pequeños establecimientos, reduciendo documentos que Francisco Sancho ha calificado de “innecesarios o poco eficaces”.   Por su parte, uno de los puntos que pone en valor el gerente de la Asociación de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza, Jorge Bernués, consiste en que “el Decreto de 2006 establecía que era preceptivo y necesario obtener la autorización sanitaria antes de poder ejercer la actividad. Eso en la práctica era muy difícil de cumplir porque siempre hay un cierto tiempo entre que se termina la obra de un establecimiento hasta que se obtienen los permisos”. Bernúes detalla que la directiva comunitaria simplifica estos trámites a través de una declaración responsable que permite que, desde el momento en el que se presenta ante la Administración, se puede ejercer la actividad sin tener que esperar a que sea aprobado. “Esto lo recoge el nuevo Decreto, con lo cual nos parece un adelanto” ha concluido el gerente de la Asociación de Empresarios de Cafés y Bares de Zaragoza.

Comentarios