La lluvia no pudo con la Marcha BTT de Bailo

A pesar de la lluvia intensa, un grupo de valientes desafió este sábado a la climatología adversa en la segunda edición de la Salida Cicloturista en BTT, organizada por la Asociación Cultural y Recreativa de Bailo, ACURBA. Quince corredores participaron en los dos recorridos propuestos por la organización, mientras que diez niños, acompañados en algunos casos por sus padres, hicieron la ruta diseñada para los más pequeños por los alrededores de Bailo. Entre ellos, corredores de la zona y otros grupos de aficionados procedentes de Huesca y Zaragoza. Pese al mal tiempo, no hubo que lamentar ningún accidente y todos acabaron el recorrido sin novedad.  La salida se dio con una persistente lluvia. Esta acompañó a los corredores en buena parte del recorrido, aunque amainó al final. La prueba repitió el trazado del año pasado, recorriendo seis kilómetros por la pista de Longás hasta Jabarraz, y desde allí completar la subida a la cota máxima de Campo Grande, a 1.058 metros de altitud. Desde Campo Grande, se iniciaba un largo descenso hasta Martes, para luego regresar a Bailo por Arrés. Un total de 43 kilómetros. A pesar de la lluvia, este año los participantes decidieron empezara desde la misma plaza Mayor de Bailo, a pesar de que la organización proponía subirles en vehículo hasta la pista de Longás.  Sólo dos corredores se atrevieron con el segundo recorrido, de 52 kilómetros, propuesto este año. En Jabarraz, los corredores debían continuar por la pista hasta las inmediaciones de Longás, donde debían tomar una pista para subir a Campo Grande y unirse al recorrido original. El barro hizo si cabe más difícil la ya de por sí exigente ascensión. Las malas condiciones de algunos caminos, también hicieron que en el tramo final, se optara por recortar el recorrido y buscar tramos asfaltados. El barro también protagonizó el recorrido infantil, lo que les hizo sufrir y disfrutar a partes iguales. La asociación hace un balance positivo, a pesar de que la lluvia echó atrás a muchos corredores, y ya piensa en la tercera edición.

Comentarios