Inminente salida a concurso de la concesión que ocupa el Lillas Pastia

Restaurante Lillas Pastia

El contrato que une a la empresa de Carmelo Bosque y al Ayuntamiento de Huesca para la explotación del servicio de restaurante del Casino Oscense expira el próximo 31 de diciembre. En los próximos días, el consistorio sacará el pliego del concurso al que, con toda seguridad, volverá a concurrir el citado empresario. El equipo de gobierno está muy satisfecho con el servicio que hasta la fecha ha dado la empresa de Bosque y espera que pueda seguir al frente del restaurante, aunque también recuerda que la ley obliga a sacar a concurso la explotación tras haber apurado todas las prórrogas posibles.  El futuro concesionario deberá efectuar importantes reformas, como viene reclamando Bosque, para adecuar la cocina del Casino a la nueva normativa y a las nuevas tendencias. Esta deberá instalarse en la planta calle y, a poder ser, con vistas al comedor. También habrá que llevar a cabo mejoras en diferentes salas. Carmelo Bosque y su equipo logró para el Lillas Pastia una estrella Michelín, lo que ha puesto al restaurante, y al edificio que lo alberga, en la primera línea de la restauración española. El matrimonio Bosque-Ayuntamiento ha tenido sus altibajos. El empresario ha reclamado al consistorio mejoras en el casino, que nunca se llevaron a cabo. Un nuevo concurso podría aclarar el futuro del negocio y abriría la puerta a una mejora y adecuación del mismo; aunque bien entendido que otros empresarios también pueden optar a hacerse con un restaurante como este, en el centro de la ciudad. Bosque en la actualidad regenta el Lillas, pero también el Café del Arte en el ala opuesta del edificio, además de otros seis negocios más de hostelería en Huesca y Zaragoza.

Comentarios