Alto porcentaje de relevo generacional en la ganadería en Ribagorza Románica

En la Ribagorza Románica, territorio, a caballo, entre Aragón y Cataluña, hay 112 núcleos habitados, de los que, tan sólo el 10% son asentamientos con más de un centenar de habitantes. El 90% restante están habitados por familias que viven de la ganadería. De hecho, se contabilizan 250 explotaciones ganaderas, una cifra que pone de manifiesto que es un territorio, donde sigue predominando este sector.

Audio sin título
Audio sin título

Maite Clemente, directora del sector ganadero de la Asociación para el Desarrollo de la Ribagorza Románica (ADRR), explicaba que, en este territorio, donde además se vive también del turismo, que no pasa tampoco por un buen momento, es necesario, hoy en día, apoyar las explotaciones ganaderas.

Apuntaba, por otro lado, al elevado porcentaje de relevo generacional que existe en el sector, de hecho, la media de edad es de 47 años.

No sólo es la crisis la que ha hecho que sean muchos los jóvenes que deciden permanecer al frente de las explotaciones sino también el potencial que existe en el sector. Hablaba Clemente de tres franjas de edad, quienes están a punto de jubilarse, los de mediana edad, que fueron quienes apostaron por el sector y un grupo de 20 a 30 años, decidido a continuar.

Hace cuatro años, desde la ADRR, se puso en marcha un plan de actuación, en el sector, que ha permitido consolidarlo, algo, que apuntaba Maite Clemente, se ponía de manifiesto en el encuentro de ganadería de Montanuy.

Las actuaciones han servido para dotar de infraestructuras a las montañas, y así facilitar el manejo en puerto de los animales, actuaciones en regadío, asesoramiento para disminuir costes o líneas de apoyo a inversiones, además, se ha llevado la luz a 80 explotaciones que no tenían, con energías renovables, y se ha mejorado la renovación y modernización de las mismas.

Recordaba la responsable de ganadería de la ADRR que, el 60% de los ingresos de una explotación agraria, proceden de las ayudas, pero que, es necesario establecer medidas que garanticen su futuro porque es un sector decisivo a la hora de mantener vivos muchos núcleos del mundo rural.