Un nuevo contrato podría paralizar el ERE en Prefabricados Chimillas

La dirección de Prefabricados Chimillas anunciaba, este martes, a los trabajadores la firma de un nuevo contrato que garantizaría la carga de trabajo durante al menos siete meses más. Algo que podría, de momento, frenar la intención de la empresa de continuar con el Expediente de Regulación de Empleo de 180 días y que afectaría a la totalidad de la plantilla, en la actualidad formada por cerca de una treintena de personas.   En todo caso, los trabajadores quedaban emplazados a una nueva reunión con la dirección de la empresa para este viernes, 5 de octubre. Allí se les comunicará si continúan o no con el ERE. En el caso de que fuera así se trataría de llegar a un acuerdo que fuera beneficioso para todos.   La falta de liquidez y la reducción del volumen de trabajo son los motivos que llevaban a la empresa, ubicada en Gurrea de Gállego, a estudiar la posibilidad de presentar un ERE. Una decisión que se les comunicaba la semana pasada a los trabajadores.  UNA SITUACIÓN QUE SE REPITE El responsable en Huesca de la Federación del Metal, Construcción y Afines de UGT, Antonio Rodellar, explicaba que ésta es una situación que se repite en numerosas empresas que se dedican a los prefabricados. La crisis inmobiliaria primero, y la financiera después, ha hecho que, en los últimos años, la provincia de Huesca haya reducido casi a la mitad el número de trabajadores en este sector.

Comentarios