Postura común entre Gobierno de Aragón y sindicatos para defender la ganadería en la PAC

La batalla por defender los intereses de la ganadería aragonesa en la futura reforma de la Política Agraria Común ha comenzado. Las organizaciones agrarias irán de la mano del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Así lo expresaban tanto el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, como los representantes de los cuatro sindicatos agrarios en Aragón y la Federación Aragonesa de Cooperativas Agrarias.

En el encuentro mantenido este miércoles se alcanzaba un consenso absoluto en la necesidad de pedir, en la negociación de la PAC que se aumente la dimensión del acoplamiento, para que realmente, el productor sea activo.

El consejero manifestaba además que la postura es compartida por el Ministerio, que está sensibilizado con este asunto. Recordaba, además, que las comunidades autónomas están de acuerdo, fundamentalmente las que tienen una problemática parecida a Aragón, como son Cataluña y Navarra, puesto que tienen una estructura productiva similar.

Los ganaderos advierten que si las ayudas de la PAC no se vinculan a las cabezas de reses habrá un abandono del sector, y reivindican por ello que las ayudas vayan a las cabezas de ganado y no a las extensiones de tierra del ganadero. En estos momentos, 120 millones de euros de los 450 que suponen las ayudas de la PAC, están  destinados al sector ganadero; ayudas que están completamente desacopladas de las cabezas de ganado (se cobra por las cabezas que se tenía entre los años 2000 y 2002). Por ello, el departamento y los sindicatos agrícolas y ganaderos solicitan que, al menos, el 20 por ciento de las ayudas de la PAC sean acopladas.

En este sentido, han matizado, que en Aragón, y en otras comunidades, el pastoreo es conducido, es decir, no está vinculado a una granja o a una superficie como pasa en otros países europeos. Por ello, las ayudas a la superficie no cubren la realidad de los ganaderos aragoneses. Además, el nivel de ayudas que se proporcionan a los ganaderos supone más del 40 por ciento de sus ingresos, "y aún con este nivel de ayudas hemos perdido ovejas y ganadería", han explicado los representantes de los ganaderos.

Asimismo, han apuntado que la Comunidad aragonesa ha perdido en los últimos doce años 865.000 ovejas y 2.300 ganaderías de ovino. Aseguraban estar preocupados de cara a cómo se va a enfocar la reforma de la PAC, porque una disminución de entre 8 y 10 euros del nivel de ayudas que reciben los ganaderos hoy podría propiciar el abandono.

Al respecto, el consejero añadía que el norte de Europa tiene que entender que el sur necesita un planteamiento diferente en la ganadería, porque tiene unas características diferentes.

Comentarios