Sin locales, los jóvenes se ven obligados a reunirse en los parques

La falta de espacios para los jóvenes donde poder reunirse hace que los parques de la ciudad se conviertan en sus centros de ocio. El parque Miguel Servet, el de las Olas, el de la Universidad o Torre Mendoza se llenan de adolescentes, especialmente, los fines de semana. En esos encuentros, en ocasiones, se consume alcohol. Desde el pasado mes de junio, la Policía Local ha realizado 22 denuncias por hacer botellón.

No todas esas reuniones de jóvenes se convierten en botellones pero sí se dan casos, que, con la nueva ordenanza de convivencia, pueden ser sancionados económicamente. De las 22 denuncias, 7 han elegido la opción de pagar la deuda haciendo trabajos sociales. El resto de casos han tenido que pagar una multa de 100 euros, ya que todas han sido sanciones leves.

A la falta de alternativas de ocio, se suma el cierre de algunos locales de jóvenes. La nueva normativa exige unos requisitos que no todos están dispuestos a asumir, lo que ha derivado en el cierre de 21 locales en los últimos meses. El consistorio ha inspeccionado 26.

En otras ciudades existen iniciativas que ofrecen talleres y actividades para que los adolescentes realicen, incluso, por la noche. Es el caso de Gijón donde existe el proyecto “Abierto hasta el amanecer”. Distintos locales y centros culturales se abren las tardes-noches de los fines de semana con propuestas de ocio como talleres o torneos deportivos.

Una iniciativa pionera que lleva funcionando muchos años, explican desde el consistorio asturiano, y que tiene muy buena acogida entre los más jóvenes.

En Huesca, este otoño, se pone en marcha un proyecto similar. El Palacio de Congresos se convertirá en una “disco light” donde los jóvenes podrán reunirse y encontrar diferentes propuestas de ocio.

Comentarios