El PAR de Barbastro intensifica su actividad recabando demandas y propuestas ciudadanas

Las cuestiones referidas a la situación económica y el empleo, a la convivencia en la ciudad y a la calidad de vida, prioridades de los planteamientos del PAR. Los barrios barbastrenses transmiten su inquietud por comportamientos como los ‘botellones’, la suciedad o alternaciones del orden público.

En un comunicado el comité local de Barbastro del Partido Aragonés (PAR) explica que “están intensificando su actividad en los últimos meses, bajo el criterio de mantener un contacto permanente con la sociedad y recabar las demandas y propuestas sociales de los vecinos, a fin de transformarlas en iniciativas y planteamientos de actuación desde la instituciones”.

Según el presidente de este órgano barbastrense del PAR, Mariano Martínez, “esta labor se coordina con la acción del partido y su representación institucional para el desarrollo de nuestros compromisos con los ciudadanos y, en particular a fomentar el empleo”.

PAR Barbastro explica que “los datos de agosto, Barbastro tenía 1.407 personas inscritas en las listas del paro, tras conocer las cifras de septiembre, han supuesto un incremento significativo en la provincia de Huesca hasta los 15.626 desempleados, ello repercutirá en Barbastro y el Somontano, cuando se difunda los datos municipales”.

Para Martínez "ha supuesto tomar el pulso a la preocupación de los vecinos por distintas situaciones de su vida cotidiana: desde los conocidos 'botellones' en el Terrero, el futuro parque de la Barbacana, las defecaciones caninas en diferentes espacios públicos por la conducta incívica de algunos propietarios de los perros, hasta conductas reiteradas de alteración de orden público y prácticas insalubres de vecinos de algunos barrios, que son denunciadas pero no resueltas”.

El presidente local del PAR señala que “este cúmulo de conductas, alteran y rebajan la calidad de vida de muchas familias en Barbastro, que reconocen su impotencia para que la administración correspondiente, resuelva esas situaciones y zanjar conductas y comportamientos que en ocasiones llegan a alterar el orden público y la seguridad vecinal”.

Por último, comentan "la decisión a intervenir en la solución de este negativo diagnóstico para colaborar con los vecinos, se suma a la preocupación que expresan e insta a la intervención de la administración mediante las fórmulas legales pertinentes y aplicando con firmeza las ordenanzas existentes para resolver una situación que genera inquietud social”.