“Avanzar hacia un Ejército europeo no será posible sin una política europea común”

El Almirante General de la Armada Jefe de Estado Mayor de Defensa (JEMAD), Fernando García Sánchez, ha clausurado este viernes el XX Curso Internacional de Defensa de Jaca con una conferencia en la que ha analizado las “Líneas estratégicas españolas en el seno de la PESD ¿Garantía de seguridad nacional?”. Si se pudiesen resumir esas líneas en un concepto, el JEMAD se ha referido a la necesidad de “más Europa”. “En un momento como el actual –ha señalado– con la crisis económica, la inestabilidad y la incertidumbre que hay en el ambiente político-estratégico es necesario tomar decisiones importantes y una de ellas es qué vamos a hacer en Europa, y en ese sentido la posición española es clara: apostar por más Europa”.

Antes de referirse a las líneas estratégicas que está siguiendo España en el seno de la PESD se ha referido a la alianza con la OTAN, ya que “no se puede hablar de Seguridad y Defensa en Europa sin hablar de esta organización”. El JEMAD ha apuntado que “la UE tiene una capacidad superior a la OTAN en aproximación global a los problemas, y unas capacidades militares más reducidas, por lo que ahí podría haber un principio de compatibilidad entre ambas organizaciones”.

El Almirante General de la Armada Fernando García Sánchez también ha asegurado que lo lógico en el seno de la UE “sería avanzar hacia un Ejército Europeo, que no será posible sin una política europea común y un mayor desarrollo de la estructura económica”, pero esto es algo que, a su juicio, “todavía no se ve en el horizonte”.

Seguidamente, ha pasado a detallar las líneas estratégicas en las que está trabajando en la actualidad el Estado Mayor de la Defensa que serían, por una parte, el fortalecimiento del Comité Militar ante la Alta Representante de la Política Exterior de la UE, Lady Ashton, “para que este Comité tenga un mayor peso y se integre en los procesos de decisión de la Unión Europa”. También se ha referido a la necesidad de consolidar un enfoque integral y aumentar la visibilidad de la aportación militar a dicho enfoque. En este sentido, ha señalado la gran importancia de “la inteligencia y las operaciones especiales”.

Otra de las líneas que ha apuntado ha sido la de “contribuir a la mejora de las estructuras operativas de mando, control y alerta temprana mediante la creación de una capacidad permanente de planeamiento y conducción”. En este punto ha hablado de “la necesidad de ir desarrollando embriones como el apoyo al Centro de Operaciones enfocado al Cuerno de África”.

Otra de las líneas que ha comentado ha sido la de “participar activamente en las iniciativas de reacción rápida de la UE, sobre todo en los grupos de combate; se trata de unidades de acción rápida de entre 1.500 y 3.000 hombres listas para salir en diez días y operar durante 30 días en un entorno de hasta 6.000 kilómetros de distancia”. Además, también se ha referido a la industria de la Defensa, “donde España ha hecho un esfuerzo muy importante para crear una malla eficiente que no podemos dejar perder, así como la necesidad de mejorar la Cultura de Defensa para que se vea como una inversión y no como un gasto”.

Por último, el JEMAD se ha referido al concepto de ´pooling & sharing`, de forma que “la apuesta de futuro pasa por sumar esfuerzos, compartir, ver cómo se pueden mejorar las capacidades combinadas y avanzar así de una forma más eficiente”. En definitiva, ha concluido, “se trata de pasos que tenemos que ir dando empujando en la misma dirección para, entre todos, avanzar en ese concepto antes reseñado de más Europa”.

Última jornada

Por otra parte, el sociólogo Amando de Miguel también ha intervenido en la última jornada del curso destacando que “el arte militar es hoy también, como el empresarial, saber gestionar en el contexto de la colaboración empresarial”. De Miguel ha participado en la última de las áreas de trabajo dedicada a analizar “La aportación española a la seguridad europea”. A su juicio, “la formación de un verdadero Ejército europeo es todavía una utopía. Sin embargo, es una realidad que las acciones bélicas son hoy mancomunadas entre los países de la OTAN o bajo los auspicios de la ONU”, dos grandes organizaciones internacionales que según este ponente, “lo más probable es que desaparezcan por consunción en breve plazo”.

Amando de Miguel también ha señalado en su intervención que “el terrorismo aumentará porque, si bien vamos hacia una sociedad estacionaria mundial, son escandalosas las diferencias de tenor de vida entre el mundo democrático y el autoritario”. Por eso, ha proseguido, “resulta utópica la consideración de un mundo sin guerras, incluso ahora que nos acercamos al modelo de la sociedad estacionaria; simplemente serán de otro estilo”.

El resultado, según el ponente, es que “puede que haya muchas guerras limitadas, pero se impondrá la ´estrategia de salón`; eso significa que el éxito militar equivaldrá a cómo terminar cuanto antes la guerra, no cómo ganarla”. Y esa misma reacción, a su juicio, “también vale para la lucha contra el terrorismo”.

Por último, Amando de Miguel ha señalado que en el momento actual “no es fácil que se produzca otra carrera de armamentos; vuelven las guerras limitadas, incluidas las de carácter guerrillero contra el terrorismo”.