M” Jose Gil, trabajadora social de la Ribagorza, reconocida como Trabajadora Social del siglo XXI

La junta de gobierno del Colegio Profesional de Trabajadores Sociales de Aragón ha creado, en este 2012, sus premios, de carácter anual, para promocionar y difundir la profesión de trabajador social. En esta primera edición, Mª José Gil, coordinadora de los servicios sociales de la Comarca de la Ribagorza, recogía el premio a la Trabajadora Social del siglo XXI como ejemplo de lo mucho que ha evolucionado esta profesión en los últimos años.

Audio sin título
Audio sin título

Majo Gil se mostraba, especialmente, satisfecha, por este reconocimiento, ya que son los compañeros de profesión quienes lo decidían, puesto que, para optar a ellos, es necesario tener seis informes de trabajadores sociales colegiados.

El premio reconoce la labor profesional aunque, en este caso, también se ha tenido en cuenta la actuación de los servicios sociales de la Ribagorza, en el incendio de Castanesa, en la coordinación, evacuación y atención de los pueblos y vecinos afectados por el mismo, donde se puso en marcha el protocolo establecido, desde hacía un año, en la Comarca.

De hecho, desde entonces han sido varias las comarcas que se han dirigido a la Ribagorza para conocer las pautas de ese protocolo

Lleva cinco años como trabajadora social, en servicios sociales, y considera que las nuevas generaciones, de trabajadores sociales, son más creativas, motivadas por la actual realidad social, donde los recursos son más escasos.

Otro aspecto que ha evolucionado en la profesión es que cada vez está más delimitada la labor, y los ciclos formativos son más especializados por lo que, ya no todo el mundo vale para trabajar en servicios sociales.

Además, para Gil también ha cambiado la visión que el usuario tiene del trabajador social, puesto que antes, era sinónimo de amenaza y ahora se ve, al trabajador social, como un apoyo

Para Majo Gil lo mejor de este reconocimiento ha sido que se ha puesto la atención en el mundo rural, con sus ventajas y sus limitaciones en cuanto a recursos, y además el equipo de trabajo con el que cuenta y la estructura comarcal de la Ribagorza que apuesta por estos servicios.

Comentarios