Los ayuntamientos ribagorzanos, “ahogados” pos sus escuelas infantiles

Los ayuntamientos de Graus, Benasque y Benabarre se enfrentan a un nuevo recorte, en este caso, una nueva bajada en la partida presupuestaria destinada a las escuelas infantiles. Ahora, más que nunca, habrá que hacer “encaje de bolillos” para poder seguir manteniéndolas con las mismas condiciones.

Audio sin título
Audio sin título

El alcalde de Graus, José Antonio Lagüens, calificaba de mala noticia el nuevo recorte del 14% en la subvención a la escuela infantil Ninins. Lagüens indicaba que este ajuste corrige a la baja una subvención concedida a principios de año que ya se vio reducida en 15.000 euros con respecto al año anterior. Decía el alcalde que, esto deja, al ayuntamiento, sin capacidad de maniobra para corregir el déficit del servicio en 2012.

Las cuotas se modificaron en junio, aunque cuando se revisen las ordenanzas será cuando se haga el ajuste oportuno tratando de repercutir, en las familias, lo mínimo posible y asumiendo el consistorio la parte que le corresponda.

Benasque contará en este curso 2012 – 2013 con unos 35.000 euros menos para la escuela infantil de la localidad. A causa del primer recorte, que supuso unos 15.000 euros, ya se tomó de decisión de prescindir de una trabajadora porque, además, sin ella, se seguía cumpliendo la ratio.

De esta forma pudieron mantener la misma tasa que es de 150 euros mensuales. Ahora, explica Javier Abadía, concejal de relación con los medios, tendrán que estudiar muy detenidamente el presupuesto para que esta nueva reducción no disminuya los servicios ni se tengan que subir las tasas.

En el caso de la de Cerler, los recortes no afectan porque no se encuentra dentro del convenio.

En el caso de la escuela La Canalla de Benabarre, al recorte del 22%, se suma ahora un 14% más, que supondrá dejar de percibir otros 9.000 euros.

Cabe recordar que con esa reducción del 22% el consistorio benabarrense se vio obligado a aumentar en un 20% las tasas del servicio pasando de cuotas de 100 y 120 euros a cuotas de 120 y 144 euros, respectivamente.

Hace unos meses, el alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, ponía el acento en un dato preocupante como era que hubiera una preinscripción de 22 niños y, finalmente, sólo se hubieran matriculado 18, lo cual, decía Sancho, ponía de manifiesto, el efecto de la crisis, de gente que se queda en paro y opta por cuidar a sus hijos en casa. Sancho no cree que esa cifra vaya a disminuir a lo largo del curso.