Las chabolas de las Mártires y la Magantina tienen los días contados

Mártires, cerro, chabolas, gitanos, abril 10

Dos de los asentamientos chabolistas de la ciudad de Huesca tienen los días contados. En el de mayor tradición, el asentamiento de las loma de las Mártires, ya hay un proyecto de realojo totalmente cerrado y es cuestión de semanas que sus habitantes dejen esas viviendas para trasladarse a pisos sociales del ayuntamiento de Huesca. En cuanto a las chabolas que hay tras el polígono de la Magantina, el consistorio ya tiene el permiso, pero esperará a que se realice el realojo de las Mártires para desalojar éstas últimas. En el caso de la Magantina no tienen ningún derecho adquirido y no habrá realojo en pisos sociales.

CHABOLAS DE LAS MÁRTIRES: PRÓXIMO REALOJO

El desalojo de los habitantes de las chabolas del cerro de Las Mártires cada vez está más cerca. Desde hace unas semanas ya se tienen todos los permisos para actuar, pero el consistorio está esperando el momento oportuno. Un informe jurídico del Ayuntamiento de Huesca ha reconocido el derecho de cinco de las familias que actualmente ocupan estos terrenos y se han buscado unos pisos para su traslado.

En próximas fechas 24 personas de 5 familias dejarán las infraviviendas del cerro de las Mártires para trasladarse a la ciudad. No así otra familia que también exigía ese derecho, y cuya alegación era rechazada por los servicios jurídicos del consistorio oscense.

La Fundación Secretariado Gitano lleva desde junio de 2011 trabajando con estas personas para preparar su integración en la ciudad. Este proyecto se financia con fondos europeos del Plan Urban y allí se asesora en asuntos de educación, búsqueda de empleo, higiene y salud o convivencia ciudadana. Con el traslado comenzarán obligaciones de pago de alquiler, comunidad y gastos corrientes o deberes de mantenimiento de la vivienda.

CHABOLAS DE LA MAGANTINA: SE DESALOJARÁ SIN REALOJO

Desde hace más de 3 años existe una zona de chabolas en el polígono de La Magantina, en concreto en la confluencia de la carretera de Apiés con la nueva rotonda de Ronda de la Industria. Se trata de una zona con unas 6 construcciones realizadas con materiales de desecho, y donde, hace 8 meses, vivían casi medio centenar de personas.

El Ayuntamiento de Huesca obtuvo, el pasado mes de agosto, la orden judicial para proceder al levantamiento del asentamiento, para lo que tiene de plazo un año. Antes, había recibido el permiso de los propietarios de esos terrenos para poder actuar. La notificación de desalojo a sus habitantes ha hecho que varias familias ya hayan abandonado ese asentamiento, de las seis que había quedan dos.

El consistorio no da una fecha para proceder al desalojo de los habitantes que quedan aunque la concejal de Servicios Sociales, Marta Escartín, explica que se hará antes del plazo establecido. “Son conscientes de que se les va a desalojar y dicen que se irán”, asegura.

Comentarios