Una hora de pitos y cacerolas dicen “No” al pago de la deuda

Desde pasadas las 7 de la tarde y hasta pasadas las 8 las calles de Huesca han escuchado los pitos y cacerolas de la manifestación contra la deuda de los bancos. Unos 200 manifestantes recorrían el tramo marcado en la ciudad de Huesca haciendo sonar su indignación, también en Jaca y Aínsa. No quieren pagar una deuda que consideran ilegítima y proponen una Auditoría ciudadana y una consulta popular para afrontar el pago “de la que sea legítima”.

El 15-M Huesca convocaba esta cacerolada para unirse al movimiento “global noise” (ruido global), que salía este sábado a decenas de ciudades de todo el mundo. En la ciudad comenzaban en la plaza de Navarra y recorrían las calles Berenguer, San Lorenzo, el Coso y la calle del Parque. Finalizaban pasadas las 8 de la tarde en la plaza de Navarra para leer un manifiesto y comenzar una asamblea ciudadana.

Los lemas a nivel global eran “¡No a la deuda ilegítima!”, “¡Ni un euro más para los bancos!” y “¡No debemos, no pagamos!”.

El 15M a nivel nacional impulsa, junto a economistas y expertos de universidades, la realización de una Auditoría Ciudadana de la Deuda, que determine la parte, ilegítima de la misma, esto es aquella  que ha sido adquirida para fines distintos de los de atender las necesidades de la mayoría de la población. La realización de una consulta popular sobre cómo afrontar su pago es otra de sus reivindicaciones.

En Huesca el movimiento volverá a organizar conferencias con economistas y profesores universitarios para exp0licar a la ciudadanía algunas de estas cuestiones que les afectan.

 

Canadá, Méjico, Estados Unidos, Australia, Brasil o Argentina; y países europeos con España, Portugal y Francia a la cabeza, están entre los territorios que más convocatorias aportan a la cita del Global Noise, en las que también estarán presentes ciudades de África y Asia.