La UNED de Barbastro recuerda a Enric Filella con la exposición "Rozar el mundo"

Una colección de setenta fotografías, en blanco y negro, titulada “Rozar el mundo” recuerda la memoria de Enric Filella en la sala de exposiciones Francisco de Goya de la UNED, hasta el 3 de noviembre. La Asociación Fotográfica de la Imagen de Barbastro, de la que fue socio desde el año 2007, ha organizado esta exposición retrospectiva del fotógrafo fallecido en Fraga a comienzos del este año.

En la muestra se refleja con claridad el oficio de fotógrafo con sello propio de Filella, ”maestro del positivado en blanco y negro que conseguía lo más complicado e inalcanzable, la sencillez”.

La esencia de las cosas captadas a través del visor de Filella, está a la vista del público que disfrutará con las imágenes de este fotógrafo que fue gran amante del blanco y negro. En conjunto se aprecian el perfeccionismo y la pureza de sus imágenes.

Al acto de apertura asistieron Iván Carpi, presidente del área de cultura del Ayuntamiento de Barbastro, Carlos Gómez, director del centro de la UNED, Mª Jesús Buil, director de la Sala de exposiciones de la UNED, Dori Rufas, presidenta de AFIB, Antonio Lachós, fotógrafo, María Jesús, viuda de Filella, y su hija María, que continuará con la vocación de su padre.

Enric Filella nació el 19 de febrero de 1952 en Torres de Segre, provincia de Lérida. Desde muy joven se interesó por el mundo de la fotografía. Fue un gran amante del blanco y negro, admiraba el trabajo de Ansel Adams. En 1978 instala en Fraga un estudio de fotografía en el que compaginó los encargos comerciales, las exposiciones fotográficas, los talleres formativos y el trabajo de autor. Tras su fallecimiento a principios de este año, su hija María ha continuado con el estudio fotográfico.