En respuesta a la carta al Director del Sr Facerías

José Luis Parra Gutiérrez

Presidente de Chunta Aragonesista del Somontano de Barbastro

Estimado Sr. Facerías, he leído su respuesta a mi carta y lamento no encontrar en sus palabras ni una línea de autocrítica, ese bien tan escaso en este país y en ciertos círculos políticos como el suyo al parecer inexistente.

Muy por el contrario, en su respuesta nos cuenta lo mucho invertido en doce años de Gobierno del PSOE con la derecha regionalista del PAR, lo cual nada tiene que ver con lo que yo decía, insisto, que era que con su partido en el Gobierno , en el Hospital de Barbastro había menos médicos especialistas y unas listas de espera mayores que en San Jorge, y que usted callaba y miraba para otro lado. No es por tanto mi memoria la que flaquea, más bien será su memoria selectiva la que pasa de largo sobre estos hechos.

Con el derecho de réplica que me asiste me voy a permitir responder a sus afirmaciones:

- Las mejoras en el Hospital que usted relata, muy necesarias, excluían conscientemente equiparar las plantillas en médicos especialistas entre los hospitales de San Jorge y Barbastro, siendo además mayor la población atendida en el segundo. Y respecto a las mejoras, también en San Jorge ha habido obras y no pequeñas, todos recordamos como era el viejo edificio y como fue renovado completamente.

La cuestión es que ni en el ciclo tan favorable de esas tres legislaturas se llegaron a igualar las plantillas. Claro, que leyéndole a usted, entiendo que tampoco se lo pedían al Consejero. Pero recuerde que en la vida, muchas veces las cosas no se le dan al que las merece más, sino al que sabe pedirlas con insistencia. En fin, que luego hubiera un gestor o dos o tres, poco importa si no hay médicos especialistas, que es lo que se necesitaba para descongestionar las listas de espera y acabar con la práctica de las externalizaciones a la sanidad privada.

- En cuanto al balance de esos doce años de los que dice sentirse tan encantado pues es lógico, solo así se explica que no abriera la boca. Pero en su respuesta hay una cierta confusión cuando habla del dinero invertido, y se lo aclaro, ese dinero invertido en el Hospital, no era ni del PSOE ni de Marcelino Iglesias, era de los aragoneses.

Y echando la vista doce años atrás no vendría tampoco mal recordar aquella “Mesa para la Sanidad” que les sirvió de trampolín político en su momento y de la que luego ya no quisieron saber nada. Esta manera de actuar ya la hemos visto antes.

- Nos recuerda también que los responsables en aquel tiempo estaban siempre a su disposición para informar, contestar o aclarar cualquier duda o pregunta. Pues Sr. Facerías, aplíquese el cuento, hay al parecer un consejero en la Comarca al que usted ni responde ni aclara sus preguntas. Ya dicen el refrán que una cosa es predicar y otra dar trigo.

- Habla también de un supuesto silencio ante las biopsias, asunto muy grave. Le suponía mejor informado, o será su memoria selectiva otra vez. Tire de hemeroteca y verá como el 28 de julio la portavoz de CHA en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón, Nieves Ibeas, denunciaba la gravedad en el retraso de las biopsias en el Hospital de Barbastro y el lunes 30 de julio el diputado de CHA por el Alto Aragón, Joaquín Palacín, junto al portavoz en el Ayuntamiento de Barbastro, Valero Aguayos, presentaban una batería de iniciativas parlamentarias destinadas a que la Consejería de Sanidad diera soluciones ante el informe del Justicia de Aragón sobre el empeoramiento de las listas de espera. A lo mejor estaba usted de vacaciones.

- Me pide usted que no confunda al PP con el PSOE, que “es otra cosa” afirma. Usted lo sabrá mejor que nadie, no lo pongo en duda. Pero si a las personas debemos juzgarlas por sus actos, más a los políticos que dicen una cosa y hacen justamente la contraria. Y ahí salen igual de mal parados los dos, con esa habilidad para brincar por los compromisos como si fueran pasatiempos, o en esa permanente actitud de jamás reconocer un error. Que PP y PSOE son partidos parecidos es más que una opinión personal, es ya un clamor en la calle.

- Por último, le hago una reflexión. Tras la lectura de su respuesta a mi nota, uno tiene que cuestionarse la necesidad ya urgente de reformar la Ley Electoral y que los ciudadanos puedan elegir directamente a sus representantes, no unas listas. En un estilo tosco, llevando el tema a lo personal, me nombra usted nueve veces. En unas pocas líneas, ¡sorprendente! O no tanto, porque en su forma de pensar el problema se llama “Parra” en lugar de “listas de espera y médicos especialistas”. En sus palabras queda un regusto amargo, el de alguien que lejos de concebir la política como un espacio común de respeto al otro y de compartir, entiende la democracia como elegir al líder y la política como la defensa del botín electoral. La profunda frustración que pueden sentir muchos ciudadanos al ver que no se defienden sus intereses en un asunto como las listas de espera, huérfanos de verdaderos representantes y sufriendo una brutal crisis provocada precisamente por ese poder incontrolable, empieza a ser muy grande.

En la defensa del hospital todos arrimamos el hombro, es lo que nos une, y no hay líderes si eso le preocupa. No se necesitan. Pero tampoco queremos que venga a darnos lecciones alguien que ha estado doce años sin abrir la boca.