IU pregunta en Bruselas por los ensayos con un nuevo maíz transgénico en Aragón

El eurodiputado de Izquierda Unida, Willy Meyer, reclamaba en el Día Mundial de la Alimentación, a la Comisión Europea “la revisión de la normativa actual sobre alimentos transgénicos para avanzar hacia su prohibición y hacía una Europa libre de transgénicos”.

A través de una batería de preguntas, el europarlamentario solicitó a la Comisión que, a la luz del último estudio publicado por la Universidad de Caen que demuestra que existe una mayor incidencia de diversos tipos de cáncer sobre ratas alimentadas con transgénicas, revise, siguiendo el principio de precaución, toda la normativa existente sobre transgénicos, incluida la estrategia utilizada hasta ahora sobre la investigación de sus efectos a largo plazo.

Una de estas preguntas hace referencia concreta a la realización de ensayos de Monsanto con un nuevo maíz transgénico, el NK603 × MON 810 (sobre el que se basa el mencionado estudio), en varias localidades aragonesas, en concreto en Ejea de los Caballeros, Grañén, Tauste y Zuera por un periodo de tiempo comprendido entre el 1 de febrero de este año y el 20 de febrero de 2013. Una información que IU Aragón trasladó a su eurodiputado el pasado mes de septiembre, tras la denuncia realizada por el Movimiento por un Aragón sin Transgénicos y hacia la Soberanía Alimentaria.

Desde IU Aragón, su portavoz de Agricultura y Medio Ambiente en las Cortes, Miguel Aso, recuerda que desde Izquierda Unida “siempre hemos alertado de las nefastas consecuencias sociales, sanitarias, económicas y medioambientales de los cultivos transgénicos: grave pérdida de fertilidad de los suelos, deterioro de la calidad de los alimentos con efectos perniciosos para la salud, incremento de la necesidad del uso de caras sustancias químicas degradantes de los suelos agrícolas y, al estar los cultivos orientados a la alimentación de los animales, y con la actual regulación europea, la imposibilidad de controlar su entrada en la cadena alimentaria”.

Durante su intervención en la Comisión, Meyer advirtió que “es muy preocupante que, debido al seguidismo de los gobiernos del PSOE y del PP de las multinacionales de la alimentación, España sea la puerta de entrada de los cultivos transgénicos a Europa al ser el mayor productor de la UE a escala comercial de cultivos modificados genéticamente”. En el caso de Aragón, es el territorio del Estado con el mayor número de hectáreas cultivadas con transgénicos

También Meyer dijo que, “en el día mundial de la alimentación, hay que tener muy presente que la existencia de cultivos transgénicos afecta negativamente a toda la población e imposibilita la necesaria consecución de la soberanía alimentaria”. Asimismo, el eurodiputado solicitó a la Comisión Europea la elaboración de un mapa público que recoja detalladamente el emplazamiento de todos los cultivos transgénicos en Europa y el seguimiento sobre el cumplimiento de la Directiva comunitaria relativa a la publicación de información sobre transgénicos por parte del Gobierno de España.