Gracias Artieda a nuestros hijos, a la juventud de Artieda:

Marisa, madre de Artieda

Hoy más que nunca, queremos deciros lo orgullosas que estamos de vosotros. Hace más de 30 años que decidimos formar nuestro futuro en Artieda. Un futuro lleno de ilusión, porque aquí habían vivido nuestros padres y abuelos, y porque aquí era donde queríamos formar nuestra familia, tener a nuestros hijos y de alguna manera, vivir de lo que nuestros padres nos habían dejado con tanto esfuerzo. Nacisteis, y desde muy pequeños vivisteis la amenaza de un pantano. Un pantano que quería acabar con todas esas ilusiones.

Crecisteis junto con nosotros en manifestaciones, conferencias y reuniones, y poco a poco os dabais cuenta de que todo aquello era una sinrazón. Hoy, muchos de vosotros habéis decidido vivir en Artieda, otros sois universitarios, pero a todos os unen y formáis parte de estas tierras. Por eso no dudasteis en defender esa pancarta el día 10 de octubre con tanta dignidad y firmeza, solo con la fuerza de la razón.

Puede que no heredéis nuestras tierras, pero sí la dignidad de un pueblo que solo quiere vivir aquí. Vosotros sois el futuro y un ejemplo a seguir, gracias por ser como sois. María Jesús, madre de Artieda Habéis crecido entre pancartas, manis, reuniones, aquí y allá; en todo lugar donde decir alto y claro YESA NO. Defendiendo nuestras tierras y nuestra dignidad. Algunos estáis cerca de los 30, y vivís y trabajáis en Artieda. Otros en torno a los 20, os estáis formando en la Universidad. Y los más peques, en el cole, poniendo en la pizarra “YESA NO, queremos vivir aquí”. Pero todos el día 10, en momentos tan difíciles, nos hicisteis sentir que el mensaje ha calado, que nuestro pueblo es más que un “puñao de parné”, que la dignidad está por encima de intereses políticos, que bajo el mal llamado “bien de interés general” quieren machacar más, aún si cabe, esta comarca.

Gracias por hacernos sentir que nuestra lucha vosotros la entendéis, que merece la pena luchar por lo que se quiere y por lo que se cree. Parte de nuestra herencia está a buen recaudo; la otra parte, juntos lucharemos para conservarla. Gracias por querer vivir aquí.

Comentarios