Finaliza el plazo marcado por el Nuncio y los bienes no regresan

el tormillo portada bienes

Este viernes se cumple el segundo plazo que dio el Nuncio Apostólico en España, Renzo Fratini a la presidenta del Gobierno de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, para el regreso de los bienes a Aragón, pero todavía las 112 obras de arte no han sido devueltas por la diócesis de Lérida.

Renzo Fratini anunció el 19 de octubre del año pasado a la presidenta del Gobierno de Aragón y al obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, que en un plazo de entre nueve meses y un año los bienes regresarían a Barbastro-Monzón. Este viernes finaliza el plazo marcado pero los bienes continúan en la diócesis de Lérida.

La presidenta del Gobierno de Aragón explicó después de la reunión que “el Vaticano reconoce que la propiedad de los bienes es de la parroquias aragonesas” y se comprometió para seguir trabajando para la devolución de los bienes. El obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, afirma que “el Nuncio está trabajando con mucho interés”.

Milián recuerda que “si dependiera sólo de la iglesia este asunto estaría solucionado puesto que el obispo de Lérida reconoce que la propiedad es de las parroquias que pertenecen a la diócesis de Barbastro-Monzón y está dispuesto a devolver los bienes”.

BREVE HISTORIA DE LA DIOCESIS DE BARBASTRO-MONZON Y DE LOS BIENES

Este año se han cumplido 17 años de la aplicación del decreto de la Congregación para los Obispos Ilerdensis-Barbastrensis de finium mutatione, de 15 de junio de 1995, por el que se transfirieron 111 parroquias de la Diócesis de Lérida a la de Barbastro que pasó a denominarse Barbastro-Monzón.

El conflicto del arte sacro de las parroquias pertenecientes a la diócesis de Barbastro-Monzón se remonta al año 1998 cuando el Nuncio Apostólico en España, Lajos Kada, decreta que el patrimonio artístico de las parroquias que habían pasado en 1995 a la nueva diócesis de Barbastro-Monzón se encuentra en Lérida a título de depósito.

El obispo de Lérida, Ramón Malla, el 7 de julio de 1998, presentó el primer recurso contra la devolución del patrimonio artístico de las parroquias segregadas. La reclamación para devolver las obras de arte iniciada por el obispo Ambrosio Echavarría (1974-1999) a su homónimo para que cumpliera el decreto del Nuncio Apostólico, Lajos Kada, de fecha 29 de junio de 1998, fue el primer obstáculo. Juan José Omella (1999-2004) avanzó sin conseguir la devolución de las obras de arte.

El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, lleva ocho años en el intento aunque ha sido la etapa con mejores resultados por las sentencias favorables.

Después de varios recursos presentados por la diócesis de Lérida, el 28 de abril de 2007 el Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica atribuye a las parroquias aragonesas la propiedad de los bienes y el 13 de mayo de 2008, La Rota no admite el recurso de Lérida y finaliza la vía judicial eclesiástica. La Justicia Civil también ha dado la razón a la diócesis de Barbastro-Monzón.

Los Ayuntamientos de Berbegal, Peralta de Alcofea y Villanueva de Sigena reclaman a Lérida las tablas de San Pedro y de San Pablo, la portada de piedra de El Tormillo, el frontal del Salvador y 136 obras de arte.