Las Escuelas Infantiles en la Provincia de Huesca y Aragón

José María Allue- FSP UGT

Ólga Alastruey - FETE-UGT

El actual modelo de Escuelas Infantiles municipales está en grave peligro por el recorte presupuestario que el Gobierno de Aragón ha vuelto a aplicar a los convenios con las entidades locales. En muchos casos podría suponer el cierre de estos centros educativos, en localidades que no puedan compensar con presupuesto propio este descenso presupuestario, que desde el año 2011 podría estar en un 40%. Las consecuencias de estos cierres serían catastróficas para la ya maltrecha Escuela pública y para sus trabajadores que perderían sus puestos de trabajo y una vez más se incumpliría el programa electoral del PP, donde se afirmaba una apuesta clara por la articulación del territorio.

Las Administraciones públicas deben garantizar, como dice nuestra Constitución, el acceso de los ciudadanos a una educación de calidad en condiciones de igualdad. La desaparición de las Escuelas Infantiles públicas en el ámbito rural dejaría en manos exclusivamente privadas la educación en su primer tramo y en todo caso sin servicio en muchos pueblos ya que no seria rentable. La Educación Infantil es un derecho básico, no un negocio y es responsabilidad de quien nos gobierna garantizar su continuidad. Con estas decisiones el Gobierno Aragonés de la Sra. Rudi desmantela un gran proyecto, según nuestra opinión, que articula el territorio y facilita el acceso a la educación en el tramo de o a 3 años y además impedirá, si no se remedia, el acceso a este servicio publico de muchas familias.

UGT, como agente social, manifiesta su voluntad decidida de luchar por las Escuelas Infantiles del ámbito rural y sus trabajadores, como herramienta de control sobre los asuntos públicos. Recordemos que las medidas que se adoptan en un ámbito tan delicado como la Educación infantil deben ser negociadas con las organizaciones sociales, legítimos representantes de los trabajadores. El gobierno no puede olvidar que el hecho de ser elegido no le da patente de corso y debe gobernar para todos y con todos, llegando a acuerdos por la vía de la negociación, nunca de la imposición y en todo caso no son los dueños de lo publico debiendo limitarse a gestionarlo y no a malvenderlo.

Desde UGT apoyamos las reivindicaciones de los trabajadores de las Escuelas Infantiles y compartimos su preocupación, así como la de las familias, a quienes las políticas mercantilistas del Gobierno pretenden dejar sin trabajo, en un caso, y privados de un derecho, en el segundo.

Comentarios