Horacio Convertini, ganador del Certamen de Relatos "Tierra de Monegros"

El premio al mejor relato ambientado en Los Monegros fue para el madrileño Fernando Claudín. Además, durante la velada literaria en la que se entregaron los premios, los escritores y fundadores de Tropo Editores, Oscar Sipán y Mario de los Santos, presentaron su novela "Cuando estás en el baile, bailas", galardonada en el Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe 2012.

El periodista argentino Horacio Daniel Convertini resultó ganador del XIV Certamen de Relatos Cortos “Tierra de Monegros”, por su obra “El misterio de los mutilados”. El presidente de la Comarca de Los Monegros, Ildefonso Salillas, fue el encargado de entregarle el premio, dotado con 2.000 euros, en el marco de una cena literaria que tuvo lugar ayer en el restaurante Monegros de Sariñena, con la presencia de cuarenta personas, y que comenzó con la intervención del consejero comarcal de Educación y Cultura, Gonzalo Gavín, quien recordó que este concurso convocado con carácter anual por la Comarca de Los Monegros, ha recibido en esta edición 585 obras de 23 países.

El relato ganador cuenta la historia de un viajante de comercio de artículos de ortopedia, cuyo jefe le envía a investigar a un recóndito pueblo de la Pampa argentina, llamado Dignidad, donde se ha registrado la mayor tasa de venta de prótesis por habitante, lo que supone una gran rareza. La realidad que se encuentra el viajante es terrible y le pone literalmente al borde de la muerte. En palabras de su autor, el cuento tiene “algunas gotas de humor negro, episodios de violencia y un toque de absurdo”.

Convertini destacó la transparencia de un concurso como el “Tierra de Monegros” que premia a dos autores argentinos, “lo que demuestra su amplitud de criterios, ya que se valora lo que se considera mejor, por encima de las nacionalidades”. El ganador se refirió asimismo a la relación entre su profesión y la literatura que, “son dos cosas diferentes, aunque el ser un periodista de medios gráficos te entrena para no tener demasiado miedo frente al cursor de la pantalla. No obstante, hay que forjar una nueva forma de contar. Hay que tomar cierta experiencia que te puede dar el periodismo y aplicarlo a la literatura que es inventar una realidad falsa, más perversa, más sorprendente, más fantástica”.