La lluvia sigue cayendo en Huesca y deja más de 90 litros desde el viernes

Isuela crecida lluvia agua

La lluvia lleva cayendo sobre la ciudad de Huesca casi 48 horas y sigue subiendo el nivel del río Isuela, llegando a desbordarse en Pompenillo y a la altura del puente de San Miguel, que sigue cerrado, así como la salida sur de la ciudad (tanto para la entrada como para la salida de vehículos). Parece que el temporal amainará este domingo por la tarde.

Bomberos, Guardia Civil y Protección Civil se trasladaban hasta la localidad de Pompenillo, que ha sido evacuada tras desbordarse el Isuela a su paso por el municipio. La evacuación se ha llevado a cabo para evitar mayores problemas, pues se prevé que el nivel del río siga subiendo en las próximas horas.

Los Bomberos evacuaban también la zona de la zona de la depuradora de la capital oscense y de las casetas de la carretera de Sariñena, próximas a estas instalaciones.

Hasta las 22.00 horas se habían recogido más de 90 litros desde el viernes, pero el agua sigue cayendo y esa cantiadad irá incrementándose a lo largo de la jornada dominical.

Pese a todo, el consistorio llama a la calma: no hay que preocuparse, las lluvias que han llegado a la ciudad no son como las caídas en la zona norte de la provincia y no se espera llegar a esos extremos.

A lo largo del sábado, los Bomberos de Huesca realizaban 32 salidas para achicar agua de alcantarillas y atender goteras en pisos, la entrada de agua en plantas bajas y la caída de un árbol en Lucas Mallada, calle en la que también ha habido inundaciones en algunos garajes. Como otras vías de Huesca, en Lucas Mallada quedaban anegadas algunas partes de la calle por el agua caída.

RESTO DE LA COMARCA DE LA HOYA

El resto de la comarca de La Hoya recibía cantidades muy diferentes de agua. Biscarués, las Peñas de Riglos o Ayerbe se veían afectadas por las precipitaciones, teniendo que cerrarse la carretera que va desde este último municipio hasta Murillo de Gállego por el agua, situación que se repetía en la carretera de Biscarrués.

Almudévar era una de las localidades más afectadas de la comarca: cortes de luz, garajes inundados, desbordamiento del Barranco de las Pilas por la mañana y a punto estuvo de desbordarse también el de Las Fuentes por la tarde. Bomberos voluntarios y efectivos de Protección Civil de la comarca se desplazaban hasta la zona para intentar achicar agua y evitar que ésta llegara hasta las granjas y casas más próximas.

La autovía entre Huesca y Zaragoza era cortada por la tarde entre Almudévar y San Jorge, al igual que la N-330 entre ambos municipios, estableciéndose pasos alternativos. El problema, al parecer, era el desbordamiento del barranco de San Jorge, que llevaba el agua hasta las puertas de las casas de esta localidad.

En la zona de Lupiñén, el desbordamiento del río Sotón obligaba a cortar la carretera A-1207 a su paso por la localidad de Ortilla.

Comentarios