Tras las lluvias, los pantanos de la provincia duplican y triplican su capacidad de embalse

barasona embalse agua

Las fuertes precipitaciones caídas durante este fin de semana, además de provocar numerosos problemas, inundaciones y grandes avenidas, también han servido para llenar unos embalses que se encontraban bajo mínimos, y con un descenso de agua generalizado cada semana. En tan sólo unas pocas horas, el sistema de los principales embalses de la cuenca del Ebro han visto cómo entraban en ellos casi 390 hectómetros cúbicos de agua. Además, han jugando un importante papel durante estos tres días, regulando el agua de los ríos y reduciendo las afecciones en las localidades aguas debajo de estas infraestructuras.

El porcentaje de agua embalsada ha variado considerablemente. Con datos de la 1 de la tarde de este domingo, que todavía podrían actualizarse e incrementarse en las próximas horas, Yesa, que tenía 75 hm3, ha ascendido a 215, pasando de estar a un 15% de su capacidad de embalse, a un 48%.

El pantano de Mediano ha pasado de 73 a 195 hm3, sus porcentajes también han variado del 17 al 45%. Lo mismo ha ocurrido con Barasona: tenía 13 hm3 y ha ascendido a 44, y de estar al 15% de su capacidad, ahora se encuentra al 52%. Lanuza ha pasado de 3,5 a 11 hm3, y del 22% al 65%. Búbal, de 7 a 30 hm3 y del 11% al 49%. En la Peña, se ha pasado de 4 a 16 hm3, y el embalse está lleno, del 27 al 100% de su capacidad. La Sotonera, por su parte, ha pasado de 45 a 69 hm3 y ha aumentado su capacidad del24% al 36%. Situación parecida ha ocurrido en Itoiz, Baserca y Escales.

El único caso negativo, probablemente por las labores de desembalse y de control del agua que se habrá ido haciendo ha sido el embalse de El Grado, donde de 155 hm3 se ha pasado a 145, y en su capacidad de embalse, del 39 al 36%.

Hay que recordar que el embalse de Barasona se encuentra en la regulación del río Ésera. Mediano y El grado, en el Cinca. Lanuza, Búbal, La Peña y la Sotonera, en el Gállego. Y Yesa en el río Aragón.

Comentarios