La peña El Carrasquizo de Monzón, especialistas en construir gigantes

La Peña El Carrasquizo es una de las distintas asociaciones montisonenses que se está implicando en la celebración del VIII Centenario de la Batalla de Muret. En Monzón y la zona se les conoce, principalmente, por que se dedican a construir gigantes. Precisamente, ésta fue la labor que llevaban hasta la ciudad francesa, en el marco de los actos programados con motivo de la citada conmemoración.

Audio sin título
Audio sin título

Javier Navarrete, de la Peña El Carrasquizo, se mostraba muy satisfecho con la estancia en Muret, donde fueron muy bien recibidos y se sintieron muy arropados. Ahí, enseñaron a los escolares cómo construyen un gigante, mostrándoles todos los materiales necesarios, y desmontando y montando los suyos para que los chavales pudieran ver cómo era el proceso.

Esta asociación ha construido los dos gigantes más nuevos que desfilan por las calles durante las fiestas de San Mateo. Son Guillem de Mont Rodón, un personaje muy representativo de Monzón, y Susana, una mujer embarazada. Navarrete explicaba que la idea surgía para hacer un guiño a las mujeres, a la vez que se comprometían con la construcción de uno nuevo. También han creado el gigante Miguel Fleta, que fue construido con la ayuda de los alumnos del colegio de Albalate de Cinca.

Pero antes de crear el nuevo personaje para Monzón, deberán acabar a Simón de Monfort, que es quien mató a Pedro II, rey de Aragón y padre de Jaime I. El Carrasquizo deberá tener listo a este gigante antes del 16 de marzo, fecha en que tendrá lugar en Muret un desfile dedicado a divulgar la figura de Pedro II y donde también participan otras asociaciones montisonenses.

La asociación fue constituida como tal hace algo más de tres años. Decidieron formalizar su situación para poder optar a subvenciones y ayudas culturales, ya que sus gigantes han salido prácticamente por toda España. Sin embargo, la Peña el Carrasquizo tiene su origen hace casi 20 años, cuando un grupo de amigos comenzaba a reunirse con cierta frecuencia en un campo rodeado de carrascas.