Satisfacción entre los empresarios por la eliminación de las chabolas de las Mártires y la Magantina

Los empresarios del Polígono de la Magantina se muestran satisfechos de que, por fin, el ayuntamiento de Huesca haya eliminado los asentamientos chabolistas, tanto del cerro de las Mártires como de la Magantina. Aseguran que era preocupante la forma en que vivían todas esas familias, además de que la imagen que daban, tanto a la ciudad como a los clientes de sus negocios era deplorable. Ahora esperan que no se vuelvan a producir ni a permitir asentamientos de estas características.

Hace cinco días que las excavadoras acabaron con las infraviviendas del Cerro de las Mártires, y cuatro que hicieron lo propio con las chabolas que, desde hace varios años se habían levantado en un parcela del polígono de la Magantina. Aunque los escombros ya han desaparecido, una visita más de cerca permite ver todavía mucha suciedad y muchos restos que todavía será necesario eliminar en los próximos días por parte del ayuntamiento de Huesca.

En todo caso, los empresarios de los polígonos destacan el cambio que ha dado esta zona de la ciudad. "Como la noche y el día", aseguran, pues hasta ahora la imagen que se veía día a día era de dejadez, algo que ya no es así. El consistorio, indican, deberá seguir trabajando con esas personas, pero ya no allí

Los empresarios dejan claro, eso sí, que nunca ha habido problemas con las familias que hasta este jueves y viernes vivían en estas zonas. La convivencia ha sido pacifica durante los casi 40 años que han estado instalados en las Mártires, o los 5 ó 6 de las familias de la Magantina. La imagen que se daba, sin embargo, era deplorable.

La eliminación de estos asentamientos chabolistas era una reivindicación histórica de los empresarios de Huesca.