Darío Cabrero, segundo en Cheste, acaba tercero en el Campeonato Motodes

El Campeonato Motodes concluyó este fin de semana en Cheste (Valencia) tras seis pruebas disputadas a lo largo de la temporada y podemos decir que un oscense va ocupar uno de los puestos de honor al haber conseguido concluir como tercer clasificado de la clasificación definitiva de la categoría Pre GP 125 en dicho campeonato, gracias al meritorio segundo puesto logrado en la carrera del fin de semana en Cheste.

Hay que recordar que hace dos semanas se rompió el cambio en Montmeló, la envergadura de la avería obligó a enviar el motor a la sede de Mir Racing para repararlo y hubo que montarlo en la moto en la noche del viernes sin poder probarlo.

 

Por suerte las tandas libres eran el sábado por la mañana (en lugar del viernes como otras veces) pero lo malo fue que no dejó de llover y se complicaba hacer una buena puesta a punto. Para colmo, en la primera calificatoria de la tarde tuvo una caída sin haber picado tiempos ya que la dicha falta de puesta a punto le obligó a entrar varias veces al box.

Para la segunda crono oficial había dejado de llover, pero la pista no terminaba de secarse. Darío estaba forzado por reglamento a hacer al menos 5 vueltas en tiempos para poder salir a carrera y mientras el resto de pilotos entraban a montar neumáticos de seco, el oscense tenía que seguir en pista con los de lluvia; al final de la tanda pudo montarlos pero la bandera de cuadros le estaba esperando sin posibilidad de picar crono, ello le relegaba a la séptima línea de parrilla.

El domingo amaneció con nubes pero sin llover, por lo que el asfalto valenciano se fue secando y, aunque siempre es mejor correr en seco, Cabrero no pudo hacer una configuración apropiada para ello, por lo que el reto era cada vez más complicado.

Ya en carrera, la salida siempre es complicada con las Mir Racing, pero el oscense iría remontando hasta acomodarse en la tercera posición de las pre 125; más adelante, vería como la moto de Bartolomé Sánchez se paraba a falta de 4 vueltas, lo que suponía un peldaño más en el "cajón" y con ello asegurarse la tercera posición de la general, ya que por delante solo estaba Joan Mir, líder del Campeonato. Finalmente éste sería el vencedor de la carrera, seguido de Darío Cabrero y tercero el francés Carl Croix. Con este resultado la clasificación final termina con el balear Joan Mir como campeón, seguido del murciano Bartolomé Sánchez y tercera posición para Cabrero.

Merece la pena valorar el mérito que tiene para el joven oscense que, compitiendo con medios bastante inferiores al resto de pilotos, ha logrado este puesto de honor en uno de los campeonatos territoriales más importantes de la nación y que son antesala del CEV (Campeonato de España de Velocidad).