La Asociación Río Aragón denuncia la persecución a los agredidos en Artieda por la Guardia Civil

La Asociación Río Aragón demanda la dimisión de manera inmediata tanto el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xabier de Pedro, como el Delegado del Gobierno de Aragón, Gustavo Alcalde, por la violencia gratuita ejercida el pasado 10-O en la localidad de Artieda por parte de la Guardia Civil, en un escrito en el que ha denunciado la ‘persecución a la que se ven sometidos por la Guardia Civil los agredidos en Artieda’.

‘Resultan lamentables las insinuaciones del Presidente de la CHE al dar a entender que los golpes y la sangre derramada ese día son partes inevitables del protocolo. Por su parte el Delegado del Gobierno, al reafirmarse en sus decisiones, muestra la mano dura que el PP quiere imponer a cualquier ciudadano o colectivo que se oponga sus severas recetas’, indican en su escrito.

Continúa la carta remitida a los medios que ‘de igual modo, desmentimos la versión oficial ofrecida por la Guardia Civil. Los funcionarios de la CHE en ningún momento hicieron intención ni siquiera de acercarse a las fincas afectadas, siempre estuvieron a más de 300 metros del lugar,  y la Guardia Civil en ningún momento tuvo la intención de abrirles paso de manera pacífica entre las personas que allí estaban. Su actuación fue buscar claramente el choque frontal y un enfrentamiento directo con las personas allí concentradas sin importarles quien estuviera en su camino, aunque se tratara de niños, mujeres o ancianos’.

‘De este modo, llegamos a la firme conclusión de que fue una actuación sin precedentes, en la que los únicos que ejercieron la violencia gratuita fueron las fuerzas represoras enviadas por del delegado del Gobierno con la complicidad de la CHE. Para finalizar, queremos desmentir que en Artieda se hayan abierto procesos de negociación y por ello denunciamos la falsedad de mensajes lanzados desde la CHE en este sentido. Desde “Río Aragón”, se anuncia que en Artieda no se aceptan peticiones de “paz social” a cambio de iniciar un nuevo proceso de expropiación. Reiteramos que la única petición de la Asociación Río Aragón y de los vecinos de Artieda es que se haga justicia contra los sucesivos atropellos sufridos con el actual embalse y el recrecimiento proyectado y que es imposible hablar con quien ejerce la violencia, por mucho que tenga amparo legal, de forma sistemática para lograr sus fines’, finalizan.