Cerca de 3.000 ictus al año en Aragón. La forma física, la mejor prevención

El día del Ictus se celebra cada 29 de octubre con el objetivo de mejorar la prevención de una enfermedad que supone la primera causa de mortalidad en mujeres y la segunda en hombres y la principal causa de discapacidad grave. Se estima que en Aragón se producen al año cerca de 3.000 Ictus y más de 6.000 aragoneses padecen actualmente las secuelas de esta enfermedad que les limitan en su vida diaria. Desde hace más de una década, la Sociedad Española de Neurología ha aprovechado este día para dar a conocer una enfermedad que aún resulta desconocida a pesar de su alta incidencia (1 de cada 6 personas sufrirá un Ictus), alertar sobre la necesaria prevención o informar sobre las señales de alarma. Controlar la tensión una vez al año a partir de los 40 es una de las claves fundamentales para prevenir este mal, principal causa de discapacidad en nuestro país.

Todos los hospitales públicos aragoneses están coordinados para atender al enfermo con este trastorno cerebro-vascular con la máxima urgencia, siendo imprescindible que se acuda a un hospital en un plazo menor de 3-4 horas. El hospital San Jorge de Huesca cuenta desde 2010 con un Unidad de Ictus, un área que vigila de cerca a los pacientes que han sufrido un infarto cerebral tras las primera horas, las más críticas. En Barbastro se aplica el programa “teleictus”, una aplicación de telemedicina que permite la toma de decisiones conjunta entre hospitales, y que está funcionando entre los centros de Barbastro y Miguel Servet de Zaragoza.

PARÁLISIS DEL CUERPO O PÉRDIDA DE VISIÓN, PRIMEROS SÍNTOMAS

El ictus es un trastorno de la circulación sanguínea cerebral por obstrucción (infarto) o rotura (hemorragia) de una arteria. La falta de riego en el cerebro provoca daños irreversibles si no se recupera el aporte sanguíneo a tiempo. Por ello, es fundamental reconocer los síntomas de un ictus (parálisis de un lado del cuerpo o adormecimiento del mismo, trastornos de lenguaje, de la visión…), ya que recibir una atención médica las primeras cuatro horas es fundamental para un buen pronóstico. De hecho, los hospitales públicos de Aragón están coordinados entre sí y con el 061 para poder prestar esta atención en un plazo menor de cuatro horas. El doctor Juan Ignacio López Gastón, jefe de sección de la Unidad del Ictus del Hospital Universitario Miguel Servet, explica que “lo característico del Ictus es que sus síntomas se presenten bruscamente”. Añade que en algunos casos estas señales de alarma desaparecen en unos pocos minutos, hecho al que no se le debe restar importancia; un 30% de las pacientes de Ictus sufrió antes un accidente isquémico transitorio, lo que se considera un “aviso” del problema mayor.

LA BUENA FORMA FÍSICA, LA MEJOR PREVENCIÓN

Pero los neurólogos insisten en la importancia de intentar evitar el ictus actuando sobre determinados factores de riesgo prevenibles como la hipertensión, el tabaco, la diabetes, el colesterol y la obesidad, entre otros. El doctor López Gastón aconseja adoptar sencillas medidas, como controlar la tensión una vez al año a partir de los 35-40 años, conocer que las cifras de tensión normal deben ser menores de 14/9, controlar el pulso a partir de los 60,llevar una alimentación sana, pobre en sal y grasas, hacer deporte y, por supuesto, evitar el tabaco. “La mejor prevención para esta patología es estar en lo que llamamos buena forma física”, añade.

Comentarios