Las dificultades de los pueblos del Altoaragón, en el programa “Medio Rural”

Hoy por Hoy Montanuy Radio

Ganaderos, políticos, niños y montañeros se daban cita en Montanuy para participar en el especial “Medio Rural” en el tiempo de Hoy por Hoy de Radio Huesca para toda la provincia a través de sus emisoras en el Altoaragón. En él, se ponían sobre la mesa temas dan diferentes pero tan cercanos a la vez como el papel de los ganaderos en esta zona ribagorzana, la importancia de los refugios como motor turístico de un territorio o la necesidad de contar con apoyos en el medio rural para que los pueblos más pequeños de nuestra provincia sigan habitados. De todo ello se hablaba teniendo como trasfondo el incendio de Castanesa del pasado mes de marzo.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Sin lugar a dudas, la necesidad de ayudas al medio rural se convertía en uno de los temas más importantes, en especial, las destinadas a agricultores y ganaderos de quienes decía Antonio Cosculluela, presidente de la DPH, son quienes siguen manteniendo vivos los pueblos y cuidado los montes.

Pero también sobre la necesidad de mejorar determinadas infraestructuras, sobre todo, las comunicaciones, no solo para una buena comunicación entre vecinos, también para acercar a los turistas que llegan a zonas como las de Montanuy atraídos por la montaña. Por ello, también se ponía de relieve durante el programa, el papel que el nuevo refugio de Cap de Llauset, en estos momentos en construcción, jugará en la zona.

Pero sin lugar a dudas, unos de los grandes protagonistas fueron los ganaderos que, en esta edición, el Félix de Azara por su contribución al medio ambiente y por la labor realizada durante el incendio de Castanesa. El programa servía también para reivindicar su trabajo en el territorio que, según explicaban, cada vez se vuelve más complicada debido a la burocracia y a la falta de apoyos.

Y junto a ellos, el futuro de la zona, los más pequeños que contaban sin inmutarse que sus amigos “los que viven en la ciudad” les envidian por poder vivir en el pueblo. Junto a esta cara amable, también la más dura, la de pequeños que cogen el trasporte escolar a las 08.00 para comenzar las clases más de una hora más tarde.