El PAR busca el apoyo y la defensa del pequeño comercio

Los grupos del Partido Aragonés en la Diputación de Huesca y en el Ayuntamiento de Huesca han presentado sendas iniciativas a los respectivos plenos, en apoyo y defensa del pequeño comercio y de proximidad. El PAR concreta su iniciativa en dos aspectos. Por un lado, insta a la Diputación y al Ayuntamiento de Huesca a reafirmar su determinación para profundizar en el desarrollo de cuantas medidas e inversiones sean factibles, a fin de respaldar e incentivar la actividad del pequeño comercio y de proximidad altoaragonés, por su trascendencia económica, laboral, urbanística, turística y social. Por otro lado, aborda la cuestión de los horarios comerciales ya que es conocido el impacto que, sobre el pequeño comercio y de proximidad, plantean las grandes superficies en núcleos de atracción al entorno comarcal y en el caso del Alto Aragón, la competencia establecida, en especial por las ubicadas en Zaragoza o Lérida, generando el fenómeno de ‘evasión comercial.

Según el PAR, en la mayoría de localidades del Alto Aragón y en la ciudad de Huesca, la presencia del pequeño comercio local y comarcal ha supuesto históricamente y con mayor incidencia en las últimas décadas, positivos efectos en los ámbitos económico, laboral, social, turístico, de consumo y servicio e incluso, en función de diversos factores como el tamaño de la población, también urbanístico. Es un sector clave” además por los miles de empleos que genera y su participación en el PIB.

Sin embargo, la crisis económica actual ha provocado una situación muy complicada para este sector a causa del descenso de la demanda y pérdida de poder adquisitivo de las familias, la morosidad, la dificultad de acceso al crédito por parte de particulares y empresas, el incremento del IVA e incluso con perspectivas preocupantes ante la supresión de la paga extraordinaria de los trabajadores públicos y una novedad normativa: la alteración de las limitaciones a los horarios comerciales de las grandes superficies, competencia directa del pequeño comercio.

Actualmente, están en desarrollo las medidas sobre los períodos y fechas de apertura del comercio fijadas por Real Decreto-ley el pasado julio, que incluye la obligatoria modificación de la ley aragonesa de horarios comerciales. Mientras esta norma autonómica otorga libertad de horarios a todo el pequeño comercio (de menos de 300 metros cuadrados) y limita esa posibilidad a determinadas jornadas para las grandes superficies (únicamente ocho festivos al año y 72 horas semanales), el real decreto-ley incrementa a 90 horas semanales y a dieciséis festivos (que las comunidades podrán restringir sólo hasta un mínimo de diez) la apertura de los grandes complejos comerciales. Además, el real decreto-ley marca determinadas características referidas sólo a las mayores ciudades, como Zaragoza, donde ‘en todo caso’ se tendrá que señalar una zona de gran afluencia en que regirá una libertad total de horarios.

Para el PAR, las consecuencias son obvias: las grandes superficies de las cabeceras comarcales y de Zaragoza o Lérida incrementarán de manera sustancial sus horarios semanalmente y en festivos, compitiendo con el comercio de carácter local oscense y altoaragonés.

El PAR recuerda que en Aragón se había alcanzado cierto equilibrio en la aplicación de la anterior normativa (horarios, festivos…), que permitía una convivencia, aunque fuera a partir de un gran esfuerzo para muchos empresarios y empleados de comercio, la cual se vendría a alterar con el desarrollo de la modificación legislativa promulgada, afectando a la continuidad de muchos establecimientos” de Huesca y del Alto Aragón.