Darío Cabrero vence en Alcañiz y se pone líder del Campeonato Mediterráneo de Velocidad

 

Este pasado sábado se disputó la quinta prueba puntuable para el Campeonato Mediterráneo de Velocidad, entre otros, que se organizaron en el 5º Trofeo de Velocidad Motorland. El piloto oscense Darío Cabrero competía en la categoría Pre GP 125 en un trazado mundialista que conoce bastante. Ello le sirvió para exponer sus credenciales desde el principio y ya el viernes hacía giros de 2’14”50, casi tres segundos menos que el mejor de los del resto de pilotos.

 

La jornada del sábado se presentó con un trazado mojado tras la lluvia caída durante la noche anterior y gran parte de la mañana, y aunque en la primera tanda calificatoria se hizo con la mejor vuelta de las pre125 con un 2’28”344, posteriormente en la segunda crono oficial no bajaría sus tiempos viéndose superado por dos pilotos que le relegaban a la tercera posición de su categoría, octavo en la parrilla conjunta con las pre moto3.

 

Serían las 12 h. cuando dejó de llover y la salida prevista a la 16 h. por lo que el asfalto se secó completamente.

 

Una mala salida del de la Peña Motociclista Oscense le relegó a las últimas posiciones, pero un fuerte ritmo y la rotura de motor de Illán Fernández que además molestó a Marc Miralles, los dos rivales que precisamente iban delante de Cabrero en la general, suponía que ya en la tercera vuelta pasaría segundo tras Mikel Pons, que se había puesto primero. Pronto le darían alcance y a partir de entonces fue el aragonés el que marcó un ritmo que a duras penas podían seguir sus rivales aunque no terminaba de despegarse, pero a falta de dos giros, sendas vueltas rápidas consecutivas de Cabrero en 2’14”20 le permitieron pasar primero por meta con una ventaja de 2´5 segundos, mientras que Miralles y Pons fueron segundo y tercero respectivamente con tan solo una décima de diferencia.

 

Con este resultado, el oscense consigue 25 puntos y se pone con 85 al frente de la clasificación general, tres de ventaja sobre su inmediato rival el gerundés Marc Miralles a falta de una prueba prevista para dentro de tres semanas en Calafat.

 

Por último decir que se acercaron hasta Alcañiz varios oscenses y del pueblo monegrino de Curbe para apoyar al joven piloto altoaragonés, hecho que no suele suceder por la lejanía de los demás circuitos.

Comentarios