Huesca acogerá unas Jornadas para mejorar la eficiencia en la gestión del agua

El Instituto Aragonés del Agua ha organizado las I Jornadas técnicas para la formación de responsables de la toma de decisiones en el ciclo urbano del agua. Se trata de un seminario sobre la gestión sostenible del agua urbana y sus retos, y se celebrará en las tres capitales aragonesas. En Huesca será el próximo 19 de noviembre. Las jornadas están dirigidas a alcaldes de entidades locales, secretarios de ayuntamientos y concejales responsables del ciclo urbano del agua. Surgen tras la reflexión de que, siendo que el agua es un bien limitado, que hay que proteger, no tenemos el conocimiento preciso de cómo se utiliza, ni el nivel de eficiencia de nuestros abastecimientos, cuánta agua perdemos en las redes o si su precio es adecuado o no.

La jornada será inaugurada por el Consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, y por el director del Instituto Aragonés del Agua, Alfredo Cajal. Habrá cuatro ponencias: Enrique Cabrera, de la Universidad Politécnica de Valencia, hablará sobre "La sostenibilidad del ciclo urbano del agua". Posteriormente, Fernando Bagán, experto en gestión del agua, disertará sobre "La importancia de una buena gestión técnica". Enrique Cabrera volverá a hablar sobre "Retos de la gestión sostenible del agua y posibles respuestas". Por su parte, Ana Montero, del Instituto Aragonés del Agua, ofrecerá una charla titulada "Propuesta de hoja de ruta hacia la sostenibilidad del ciclo de agua urbana". Tras todo ello habrá un debate abierto entre ponentes y asistentes.

En el Instituto Aragonés del Agua aseguran que se ha trabajado mucho en la mejora de infraestructuras para suministro de agua, que estaban obsoletas y no respondían a las actuales exigencias de cantidad y calidad. Pero se ha puesto de manifiesto que, en un escenario de sequías repetidas, con abastecimientos a veces muy vulnerables y con severas restricciones presupuestarias, la solución a muchos de los problemas no pasa sólo por ejecutar obras sino, además, por gestionar mejor los limitados recursos.

Hoy en día se plantean nuevas exigencias ambientales, sociales y económicas que llevan a cambios rotundos en la política del agua. La tendencia en el uso del agua se dirige sin duda hacia la aplicación de un concepto: la eficiencia. Esto significa, sencillamente, usar mejor lo poco que tenemos, o dicho de otra manera, que nuestras necesidades estén cubiertas con el mínimo gasto posible. Para ello hay que conocer mejor las redes, optimizar infraestructuras y mejorar la gestión para así poder ofrecer a los habitantes de las localidades un servicio más seguro y de más calidad.

Comentarios