Pompenillo cifra los daños de las últimas lluvias en más de 300.000 euros

Las lluvias torrenciales que afectaron a la provincia el pasado mes de octubre ocasionaron importantes daños en la zona de Pompenillo, en la Hoya de Huesca. Más de 200 hectáreas no van a poder sembrarse este año, además, caminos, márgenes y acequias muestran todavía las consecuencias de la riada. Especialmente grave es la situación del río Isuela, numerosos agujeros en el cauce hacen temer que, en caso de que vuelva a llover de forma intensa, el pueblo se vea de nuevo afectado.

Los vecinos de la zona contrataron un perito particular para que hiciera una evaluación de los daños en cultivos, márgenes, caminos, acequias y la rotura del azud, empleado para tomar agua del río Isuela.

Unos daños que se tasan en 300.000 euros, sin contar el cauce del río, que es competencia de la CHE. La preocupación de los vecinos es notable por la posibilidad de que el Isuela pudiera volver a ocasionar daños si hay una nueva crecida. El pueblo, afirman, tendría que volver a ser desalojado.

Otra de sus preocupaciones es que este año no van a poder sembrar. Aunque ahora hiciera calor y la tierra se secara, hay que volver a nivelar el terreno y arreglar márgenes así que, aseguran, ya no tienen tiempo. En esta zona se siembra cereal (trigo y cebada) y alfalfa, en total, más de 200 hectáreas perdidas.

Los vecinos de Pompenillo y de Castillo de Pompién reclaman atención en la reparación de los daños. Han enviado el informe del perito a la CHE, la Comarca, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Monflorite.

De momento, han conseguido una reunión con la Subdelegada del Gobierno en Huesca el próximo lunes, 19 de noviembre. Insisten en que lo más urgente es la reparación, por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro, del cauce del río.

Comentarios