La historia del Bandido Cucaracha podría llegar al cine el próximo verano

bandido cucaracha

Las aventuras del bandido más famoso de Los Monegros podrían pasar a la gran pantalla gracias al empeño de dos jóvenes realizadores aragoneses, Héctor Pisa y Juan Alonso, que están desarrollando una campaña de captación de colaboradores a través de internet para llevar a cabo el primer largometraje de animación aragonés. La campaña concluye a finales de este mes y se ha recopilado la mitad de lo fijado, 5.000 euros.

El objetivo de los jóvenes realizadores es que las aventuras e historias que generó Mariano Gavín Suñen (más conocido como el Bandido Cucaracha) en sus andanzas no caigan en el olvido, teniendo en cuenta que fue considerado el mayor bandolero de España del siglo XIX.

El largometraje, “El Bandido Cucaracha, la película”, se narrará siguiendo el estilo western y los personajes serán unas grandes maquetas de latex que se moverán en maquetas de poliestireno. La versión original se hará en aragonés, “respetando el idioma original de la época y el lugar”, indican, pero también se traducirá al castellano, francés e inglés. Según explican será un largometraje de “aventuras, acción y emociones fuertes, que narrará la lucha por la supervivencia de su protagonista”.

En su empeño ya han logrado captar a una serie de artistas y otras personalidades reconocidas de Aragón, como el cómico Javier Coronas, que será el narrador de la historia. También participan Isidro Ferrer y Jorge Agustí, Sho Hai (vocalista de Violadores del Verso), Alfonso Palomares y Francisco Fraguas (Oregón TV) o el capitán del SD Huesca, Joaquín Sorribas, entre otros.

El proyecto podría llevar a la gran pantalla el primer largometraje de animación aragonés y, de momento, cuenta con un equipo de más de 70 personas para su realización, 6 grupos para la banda sonora y una decena de grandes decorados totalmente ambientados en la época. A pesar del interés que ha generado entre las personalidades de la cultura, el espectáculo o el diseño ya señaladas, y que han renunciado a cualquier remuneración económica, Pisa y Alonso no han logrado ninguna de las ayudas de estamentos públicos y privados que han solicitado.

Por ello, los realizadores iniciaban una campaña de captación de colaboradores, a través de internet, que les permitiera recaudar la inversión que necesitan para poder alquilar la nave de grabación, el material y la construcción de los decorados y el gasto de la luz mientras se desarrolla.

La iniciativa se encuentra en Kifund y los interesados pueden aportar desde 5 hasta 300 euros, obteniendo distintas recompensas y derechos, como un DVD de la película, ser mencionado en los créditos o entradas para el estreno en el Cine Olimpia de Huesca, entre otras muchas opciones.

Comentarios