Los Hortelanos del Alto Aragón crean la “Caja Rosa de Barbastro”

Tomate Rosa productos

Un paso importante al desarrollar la iniciativa de hacer conserva de Tomate Rosa de Barbastro en colaboración con Mermeladas Elasun y la creación de la “Caja Rosa de Barbastro”, para dar continuidad a la campaña, mantenimiento de los mercados y captación de nuevos consumidores. El lote incluye seis botes, cuatro de tomate fresco y dos de mermelada.

La presentación, celebrada en la sede de la Asociación de Hortelanos del Alto Aragón, contaba con su presidente José Antonio Armengol, el gerente Esteban Andrés, Elena Escolano de Mermeladas Elasun; Pepe Melsa de Embutidos Melsa, y Javier Fillat de Bodegas Pirineos.

Elena Escolano, resaltaba la idea de asociar ambos productos en una misma caja, además de ser muy comercial tanto en Barbastro como en otros mercados.

El gerente de la Asociación de Hortelanos, Esteban Andrés, destacaba la apuesta  en valor del tomate de segunda y así poder prolongar la campaña.

José Antonio Armengol aportaba los datos de producción de este año  2012 en la provincia de Huesca de 1.350.000 kilos de tomate, un 35% más que el pasado año. En el Centro de Recepción Hortelanos de Barbastro había sido de 165.000 kilos, un 40% más. Incremento debido al aumento de la plantación y de nuevos hortelanos.

Atendiendo a los mercados de Zaragoza, Madrid, Barcelona y el norte. En el  sector un “hay un boom de prestigio del Tomate Rosa de Barbastro en las plazas nacionales, pero también aparecían evidencias del uso fraudulento que había que solucionar” manifestaba Arrmengol.

También resaltaba el convenio de colaboración con ATADES Huesca que producirán una parte de plantero de TR. Una forma de garantizar y obtener la semilla más pura posible.

Sobre el Polígono Hortícola avanzaba que el Foro Económico Social de Barbastro había adjudicado el estudio técnico a una de las empresas presentadas al concurso.

En cuanto a las huertas sociales lamentaban la tardanza a pesar de su insistencia y de la demanda social explicaba Armengol.

Comentarios