Benabarre recuperará parte de su historia con el retablo de Santa Elena

convenio ibercaja benabarre

Ayuntamiento de Benabarre y Obra Social de Ibercaja firmaban un convenio de 9.600 euros para la restauración del retablo de Santa Elena. Los trabajos, que realizará en Barbastro, la restauradora María Puértolas comenzarán, previsiblemente, en el mes de diciembre y tendrán una duración de unos seis meses. Una vez concluyan, el retablo se expondrá, durante un año, en el Museo Diocesano Barbastro-Monzón y, posteriormente, regresará a Benabarre.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

El alcalde Alfredo Sancho, indicaba que para el municipio, este hecho supone recuperar una parte de la historia a través del patrimonio. Sancho calificaba como un hecho “providencial” que el retablo haya llegado a nuestros días tras los avatares, decía, sufridos por esta obra de arte durante muchos años.

En el año 2010 se encargó un estudio para su restauración que va a suponer, un paso más, en la andadura que el consistorio inició hace algunos años de recuperar elementos patrimoniales del municipio y en una apuesta por crear una economía de turismo cultural.

El convenio, firmado a dos bandas, con Ibercaja y la Diócesis, supone la aportación de 9.600 euros por parte de la entidad bancaria. Pascual Sánchez, director de la zona 5, explicaba que era una satisfacción contribuir a guardar la esencia del pasado.

Por su parte, el obispado aportará la mano de obra, que costaría unos 30.000 euros, por lo que, sólo se tendrán que abonar los materiales de restauración.

El retablo de Santa Elena, que actualmente, se encuentra en la iglesia parroquial, pero que fue pintado para la capilla del antiguo hospital de Benabarre, se compone de cuatro tablas, la central, que representa a Santa Elena, en la de la derecha, aparece San Juan Bautista, a la izquierda, San Antonio Abad, y en la cuarta y última tabla, llamada predela o banco, aparecen nueve figuras presididas por la Imago Pietatis. La obra data del año 1.420 y fue pintada por Pere Teixidor y donada por el benabarrense Domingo Pons, fundador del hospital de Benabarre y canónigo de las catedrales de Lérida y Barcelona.

Cuando dentro de año y medio el retablo regrese a Benabarre, volverá a la iglesia parroquial aunque no a su ubicación actual, puesto que, se expondrá en una capilla lateral, en la que apenas reciba luz, y se colocarán paneles explicativos.

Comentarios