Canon por un consumo real

JOSE JUAN PRADO LADOMEGA (Presidente de Acomseja)

FRANCISCO J. PONCE GIMENEZ (Vocal de Hostelería de Acomseja)

Queremos una respuesta del Ayuntamiento ante el abandono y la incertidumbre en el que nos encontramos los hosteleros, con el problema del canon de saneamiento.

El año pasado nos pusimos en manos de nuestro Ayuntamiento para que nos defendiera e incluso le propusimos la instalación en nuestros establecimientos por nuestra cuenta de un contador homologado para facilitar la lectura de un consumo real. Acomseja en asamblea extraordinaria de Hostelería aprobó por mayoría la devolución del canon de saneamiento y el pago de la tasa municipal, esperando que al llegar la colocación de los contadores, volviera la normalidad en nuestros impuestos y la estabilidad económica de nuestras empresas. También se nos dijo que el pago de los recibos se compensaría una vez colocados los medidores, cuando se solicitó una moratoria del impuesto hasta la colocación de los mismos.

A fecha de hoy los contadores siguen sin instalarse y vuelve a la carga el desproporcionado canon de saneamiento, con el consiguiente nerviosismo del sector hostelero que no deja de agravar más, la situación económica actual.

De acuerdo que el Ayuntamiento está trabajando en el grave problema, pero necesitamos más celeridad en la solución y desbozar las tuberías de la burocracia. En el ánimo de los hosteleros siempre a existido el compromiso de colaboración, pero la situación se presenta insostenible ante el silencio municipal. Somos conscientes de la necesidad de los contadores, pues el agua es un bien común y escaso, y eso nos llevará a un uso racional y responsable.

Por eso demandamos a nuestro Ayuntamiento una posición clara y transparente como el agua de “esta Montaña” para saber a qué atenernos.

Vivimos en el país del agua y no es de recibo, que tengamos que pagar el agua más cara que en Murcia y en Almería. Regularon nuestros ríos con presas y pantanos por el interés general. Pagamos el sacrificio de abandonar pueblos y tierras para que puedan vivir con más calidad en tierra baja. Cerraron las serrerías, nos cerraron los mataderos, el canfranero abandonado, con dinero público potenciaron un valle para abandonar nuestras estaciones de ski. Seguimos sin posibilidad de fijar población pues nuestros hijos estudian y marchan fuera. Ahora, tenemos que pagar a precio de oro el único bien que tenemos en nuestra comarca cuando ya hay ayuntamientos que están solucionando el problema.

Esperemos que no nos obliguen también a cerrar nuestros medios de vida, o que una riada se lleve nuestros establecimientos al pantano de Yesa.

Sabedores del compromiso de este Ayuntamiento con las empresas jaquesas, esperamos que el trabajo que genere dicha instalación, se quede en Jaca, a través de nuestros gremios, de una calidad y seriedad sobradamente constatada.

Ansiamos y esperamos que por fin el Ayuntamiento de Jaca sea el autentico líder de este territorio y defienda a sus habitantes.

Comentarios