La reestructuración de las rutas escolares no permite hacer una excepción con las niñas de Quicena

Desde hace cuatro años Educación está llevando a cabo el plan de reestructuración de las líneas de transporte escolar. En la ciudad de Huesca el alumnado procedente de pueblos cercanos tiene como centro de referencia el Alcoraz. Desde el Servicio Provincial explican que sólo se autoriza otras rutas a aquellos que tienen hermanos en otros centros. De ahí la negativa en el caso de las dos niñas de Quicena, matriculadas en el Pirineos-Pyrenées, al entender que no les corresponde dicho centro.  El director del Servicio Provincial, José María Cabello, explica que para avanzar en dicho plan no se puede hacer excepciones, teniendo en cuenta que en el Alto Aragón son unos 5.500 los niños que hacen uso del transporte escolar.  En la actualidad son seis los colegios de la capital oscense que cuentan con alumnos transportados, procedentes de hasta unas ocho localidades diferentes. La idea es conseguir que el centro de referencia sea el Alcoraz, con el fin de evitar reducir en hasta media hora el viaje que los niños realizan a diario, tanto a la ida como a la vuelta. Aunque dicho plan tardará varios años todavía en poder materializarse.  Por su parte, los padres de las dos niñas, tras interponer una queja ante el servicio provincial de Educación y una reclamación en el Departamento de Educación del Gobierno de Aragón, ambas rechazadas, se presentaban este lunes al Justicia de Aragón para denunciar su situación: pese a tener reconocido el servicio de transporte escolar, se les ha denegado porque no están matriculadas en su centro de referencia. 

Audio sin título
Audio sin título
Comentarios