UPA se moviliza en defensa de la política, precio y presupuesto del Sector Agrario

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Aragón ha convocado a los agricultores y ganaderos de todos los pueblos de Aragón y a todos los habitantes del mundo rural a movilizarse en defensa de la agricultura y ganadería aragonesas. La primera concentración tendrá lugar este jueves 22 de noviembre a las puertas de la Delegación del Gobierno en Aragón y continuará el próximo 13 de diciembre en Madrid. UPA Aragón pretende concienciar a las autoridades europeas, españolas y aragonesas de que la PAC es “absolutamente imprescindible” para mantener el nivel de calidad, variedad y seguridad alimentaria que disfrutamos los ciudadanos europeos. El secretario general de UPA Aragón, José Manuel Roche, asegura que la PAC debe focalizar su apoyo en el agricultor profesional que produce alimentos en su explotación y no hacia los propietarios de tierras, como pretende la actual propuesta.

El 22 y 23 de noviembre son dos días clave para el futuro de la Política Agraria Común que rige el trabajo de millones de agricultores en toda Europa y que supone más del 30% de la renta agraria total en Aragón. En esos días se reunirán en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 y celebrarán una cumbre extraordinaria para decidir el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020. Esta misma semana tendrá lugar en Estrasburgo un nuevo pleno del Parlamento Europeo.

Con las movilizaciones, UPA Aragón también mostrará su rotundo rechazo a los fuertes recortes sufridos por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y por la Consejería de Agricultura del Gobierno de Aragón, de más del 25% respecto al año pasado. Roche lamenta que el mundo rural está sufriendo los mayores recortes. Y no sólo en partidas agrarias. Los recortes en sanidad y educación también se están cebando con los pueblos.

La crisis de rentabilidad de las explotaciones agrarias es el otro gran problema de los productores aragoneses. A juicio de UPA, la especulación en los mercados de materias primas, los desequilibrios en la cadena agroalimentaria y la sequía y el aumento desmesurado de los costes de producción han llevado, sobre todo a las explotaciones ganaderas, a una crisis sin precedentes que está provocando el cierre de centenares de empresas cada mes. UPA Aragón exigirá que la Ley de la Cadena Agroalimentaria, que ahora se tramita, se agilice al máximo y se corrijan sus deficiencias para que sirva para lo que tiene que servir.

Comentarios