ACOMSEJA pide una solución al canon de saneamiento o 'demandará al Ayuntamiento de Jaca'

Los empresarios de hostelería de ACOMSEJA, las Asociación de Comercio y Servicio de la Jacetania, están que arden. Después de recibir por segundo año consecutivo un recibo de canon de saneamiento que califican ‘desproporcionado’, basado en una lectura ‘objetiva’ porque no hay contadores, solicitan al alcalde una solución o ‘demandarán al Ayuntamiento de Jaca por dejación de funciones’.

Es una decisión que los hosteleros jacetanos conocen, ya que pasó lo mismo el año pasado. Sin embargo, y a pesar de que el alcalde, Víctor Barrio, se comprometió a que los contadores estaría colocados en 2.012, no ha sido así. Lo que solicitan es saber qué hacer, si devuelven los recibos, si los tienen que pagar, y qué consecuencias puede tener una u otra acción.

El presidente de ACOMSEJA, José Juan Prado, ha indicado que quieren que ‘los políticos tomen cartas en el asunto y solucionen esta situación, porque se están recibiendo recibos muy desproporcionados’.

La ley obligaba a los ayuntamientos a colocar los contadores de agua desde 2.001, pero en Jaca nada se ha hecho al respecto. Por eso, desde ACOMSEJA, consideran que ‘si no hay una solución inmediata, se va a demandar al Ayuntamiento por incumplimiento de obligaciones’, según ha indicado el vocal de hostelería de la asociación, Fran Ponce.

El año pasado parecía que la cosa se iba a solucionar, ya que el consejero de presidencia del Gobierno de Aragón, Roberto Bermúdez de Castro, se comprometió a dar una moratoria ‘hasta que los contadores estuvieran puestos’, pero este año los recibos son los mismo que el año pasado. Además no hay unanimidad en esos recibos. Algunos establecimientos siguen recibiendo los antiguos, cuya tasa no es excesiva, pero a otros sí se les aplica la nueva tasa. Así unos tienen que pagar 600 euros, pero otros casi 3.000. Y como agravante, la ley se está aplicando a la hostelería, mientras que otros sectores como industria, que quizá consuman más agua, siguen pagando los recibos de siempre.

El 20 de diciembre expira el plazo para devolver los recibos. Y antes de esa fecha quieren tener claro qué va a pasar. Si no, irán adelante con la demanda. Además quieren rapidez en la colocación de los contadores, ya que en otros lugares como Canfranc, Villanúa o Castiello ya se están colocando.

Comentarios