Los costes del bombeo, mayor inconveniente del embalse de Almudévar

Mientras el Ministerio de Agricultura agiliza los trámites del embalse de Almudévar los regantes de Monegros continúan reivindicando la necesidad de la construcción de Biscarrués, ya que lo principal es “regular el río Gállego”. El mayor inconveniente que encuentran en el primero es que se trata de un embalse artificial que requiere de energía para llenarlo desde el Canal de Monegros, aunque el proyecto contemple la reducción de costes con la instalación de aerogeneradores.

En Los Monegros no existe una oposición al embalse de Almudévar, sino que dicen no entender por qué se ha priorizado este proyecto cuando es complementario al de Biscarrués. Fernando Regaño, regante de la Comunidad de Lasesa en Sariñena, explica que llenar Almudévar con bombeo tendrá un coste que “no sabemos si lo podrá asumir la agricultura”.

A pesar de ello, desde el colectivo regante consideran que si hubiera estado construido este año, hubiera solucionado la campaña de riego, protagonizada por la severa sequía y los cupos, ya que “en 2010 se vertieron 1.200 hectómetros cúbicos sobrantes de los embalses y se hubieran podido almacenar”.

En todo caso, insisten en que se niegan a renunciar a la regulación del Gállego a través del proyecto de Biscarrués. El presidente de la Cooperativa de Los Monegros, José Víctor Nogués, lamenta que en las sucesivas legislaturas ‘en tiempos de bonanza’ no se haya sacado adelante este embalse que consideran “imprescindible”.

Por otra parte, David Solano, secretario provincial de UAGA, apunta que si finalmente se van a llevar a cabo las obras de Almudévar, habrá que hablar con los agricultores de la zona, “es un desastre la gestión que se ha hecho desde aquí con las obras hidráulicas”, añade.

Comentarios