CSI-F exige que se respeten los acuerdos alcanzados en Sanidad y Educación

Los delegados del sindicato CSI-F se concentraban ante la Subdelegación del Gobierno en Huesca y ante las puertas del Hospital San Jorge para exigir que se respeten los acuerdos alcanzados en Educación y Sanidad. Temen que los nuevos recortes anunciados supongan una merma de la calidad del servicio que se presta. La última medida afecta al futuro de los laboratorios en los hospitales periféricos como es el de Barbastro, en el que trabajan unas 46 personas.   Su desmantelamiento podría implicar, denuncian desde este sindicato, una reducción importante del número de trabajadores, al mismo tiempo que se muestran preocupados porque las analíticas, que deberán hacerse en Zaragoza, no lleguen con la calidad óptima. Una medida que, en un principio, parece que no afectará al laboratorio de Huesca. Desde el sindicato no descartan que se obligue a los pacientes a trasladarse al laboratorio de la capital aragonesa para la realización, en algunos casos, de pruebas muy concretas, que dejarán de hacerse en los centros de referencia de la provincia.  En materia educativa hay varios frentes abiertos. Uno en lo que concierne al cobro del verano por parte de los interinos, para lo que no descartan recurrir a la vía judicial. Y, por otro lado, establecer los criterios para la negociación de plantillas. Un tema sobre el que todavía no se ha llegado a un acuerdo con el Gobierno de Aragón que, denuncian, sólo habla de “supresión”.   Unos ajustes que, consideran, “suponen un ataque directo contra los pilares básicos del Estado de Bienestar”. Para este sindicato España “se ha convertido, en los últimos años, en un laboratorio de pruebas de todos los modelos de gestión; pero siempre a espaldas de los profesionales que son quienes conocen las deficiencias y quienes pueden aportar soluciones alternativas”.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Comentarios