HUSTE-STEA abandona “sine die” la negociación con la administración educativa

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza HUSTE-STEA considera “gravísimos” los hechos ocurridos en el transcurso de las últimas negociaciones con la administración educativa. Consideran que para llegar a un acuerdo “debe haber un marco comúnmente aceptado por las partes y ese marco actualmente no existe”. Motivo por el que dicho sindicato acordaba abandonar “sine die” la negociación con el Gobierno aragonés.   La ruptura unilateral del acuerdo que suscribió el ejecutivo con algunas organizaciones sindicales sobre el cobro del verano por parte de los interinos es, señalan desde el sindicato, “una muestra de la consideración que tiene con los trabajadores y con sus representantes”. STEA, explican, se levantó de la última mesa de negociación de criterios de plantillas al constatar que no había nada que negociar y que los criterios que allí se planteaban sólo servían para suprimir plazas en vez de para crearlas.  Este sindicato considera imprescindible “que la administración dé la cara, rectifique y establezca una política encaminada al mantenimiento y mejora de la educación pública, que es su principal responsabilidad”. Anuncian que seguirán acudiendo a las mesas de negociación y están dispuestos a participar cuando las condiciones actuales cambien y “la prioridad sea una educación pública, laica, igualitaria y de calidad”.  Este jueves se reunía la Mesa Técnica de Educación, cuyo único punto del orden del día era: “Determinar el grado de peligrosidad de cada uno de los módulos de los Ciclos Formativos de grado medio y superior, con la intención de establecer los módulos de ciclos de FP que estarán sujetos a desdoble horario”. Allí manifestaban su preocupación de que el debate sirva para la externalización y privatización de los ciclos, teniendo en cuenta la próxima implantación de la FP dual que tantas dudas nos genera.   Una reunión que, denuncian, sólo ha servido para constatar que la administración “sigue haciendo caso omiso a las peticiones de negociación por parte de las organizaciones sindicales y se empeña en imponer, en lugar de en proponer”. Entre sus imposiciones figuraba que ningún ciclo formativo tendrá desdobles en sus módulos de más del 20% del total de las horas del ciclo y, por otro lado, la limitación en el uso de los equipos que, lamentan, “no se tendrá en cuenta a la hora de desdoblar horas de los módulos”.   La conclusión, para este sindicato, es que la Mesa Técnica “ha sido otra tomadura de pelo por parte de una administración educativa prepotente y manipuladora”, de la que desconfían. Lo único que esperan de ella, dicen, “es una voluntad de cambio, un giro de 180 grados tanto en su discurso como en las formas que demuestra al presentarlo”.   

Comentarios