Segunda convocatoria del programa de ayuda a familias necesitadas en Grañén

Con tres meses de duración se ha llevado a cabo en Grañén una iniciativa social por parte del Ayuntamiento que ha finalizado con un balance muy positivo desde todas las partes. Tanto es así, que el Ayuntamiento va a poner en marcha próximamente las pruebas para sacar adelante una segunda convocatoria destinado a personas del municipio que están pasando dificultades.

Audio sin título
Audio sin título

La iniciativa consiste en la supresión de las dietas que corresponden a los ediles de todos los partidos políticos, que suman 6.000 euros anuales, y utilizar ese dinero para ayudar a cinco personas con un perfil concreto, ofreciéndoles bonos para comprar comida en el comercio local (50 euros a la semana) y formación básica a cambio de algunos trabajos municipales durante 12 semanas.

Según señala el alcalde, Carlos Sampériz, las labores han estado supeditadas a las necesidades y al material del que disponían, y señala que los cinco primeros parados que se beneficiaban de este programa se han dedicado fundamentalmente a trabajos en el parque municipal de San Julián, con la construcción de una pista deportiva. Destaca “la implicación total de los participantes”.

Tras los buenos resultados obtenidos en la primera fase y la satisfacción que han trasladado los participantes en el programa, el primer edil confía en que se presente más gente a la segunda convocatoria.

El objetivo final de esta iniciativa, que surgía a propuesta del equipo de gobierno (PP-PAR), es que estas personas “tengan un aliciente y una motivación para poder encontrar empleo en el futuro”, y a la vez “con este planteamiento se cierra un círculo económico, porque los beneficiarios del proyecto son de Grañén y los bonos de comida se gastan en los supermecados del municipio”.

Comentarios