El Patronato del Parque Natural de Guara prioriza mantener el empleo y los puestos de trabajo para 2013

Esta fue una de las principales conclusiones de la reunión que mantuvo en Adahuesca el Patronato del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, en la que se decidió destinar 947.871 euros al capítulo de inversiones para el próximo año.

Otro tema que se trató fue conocer el estado de situación del Plan Rector de Uso y Gestión que se está redactando y que se espera que pueda estar terminado para poder presentarse en la próxima reunión del Patronato en el mes de abril de 2013, y así posteriormente salir a información pública. Hasta el momento, el Parque Natural cuenta únicamente con un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales, y este nuevo plan servirá para indicar el uso y régimen de actividades de la Sierra de Guara.

En la reunión se conocieron las actuaciones desarrolladas durante este año, que han contado con un presupuesto total ejecutado de 1.076.099 euros, de los cuales 297.385 euros se han destinado a subvenciones para los Ayuntamientos que aportan territorio al Parque Natural, 38.614 euros a ayudas para particulares en el entorno protegido, 90.000 euros para los Centros de Interpretación de la Naturaleza, en convenio con Ibercaja, y 127.640 euros a los trabajos de la gerencia de desarrollo sostenible. El resto del presupuesto, 522.495 euros, corresponde a inversión directa que ha realizado el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón.

El Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara fue creado el 27 de diciembre de 1990, dispone de 47.450 hectáreas de superficie protegida, más una zona periférica de protección de 33.775 hectáreas, repartidas en los municipios de Abiego, Adahuesca, Aínsa-Sobrarbe, Alquézar, Arguis, Bárcabo, Bierge, Boltaña, Caldearenas, Casbas de Huesca, Colungo, Huesca, Loporzano, Nueno y Sabiñánigo.

Situado en las Sierras Exteriores del Pirineo de Huesca, el Parque Natural muestra un paisaje agreste de barrancos y cañones con grandes farallones para la nidificación de aves rapaces, como el quebrantahuesos, el alimoche o el águila real.

El modelado kárstico de su naturaleza caliza propicia la existencia de cuevas, simas, grutas, lapiaces y dolinas.

Comentarios